Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL ESPAÑOL

Gary Neville admite nuevamente que se equivocó en Valencia

Gary Neville, ex director técnico del Valencia, ha vuelto a reconocer sus errores durante su etapa como entrenador en la temporada 2015-16.

Fuente: Twitter oficial de Valencia.

Gary Neville, ex director técnico del Valencia, ha vuelto a reconocer sus errores durante su etapa como entrenador en la temporada 2015-16. Su paso por el fútbol español no fue de la mejor manera, por lo que intenta pedirle disculpas al público valenciano por todo lo ocurrido en su momento. Ahora, varios años después, recae nuevamente en sus pensamientos y declara sobre las sensaciones que le dejó la parte de su carrera allí.

«Mirando hacia atrás, lo último que necesitaba el Valencia era un entrenador sin experiencia y lo último que necesitaba yo era personal sin experiencia. Fue una decisión que tomé en dos días, influenciada por un poco de arrogancia y ego. Había estado en uno de los clubes más exitosos del mundo durante 20 años [Manchester United], pero rápidamente descubrí que cuando no estás preparado y te enfrentas a algo para lo que no estás cualificado, entonces recibes una bofetada. Era un extraño en una ciudad que no me esperaba», comenzó diciendo.

«Debería haber visto las señales de advertencia mucho más rápido y haber entrado allí en modo de crisis. Mirando hacia atrás, subestimé estar en una liga diferente de un país diferente y el tamaño del trabajo. Nunca me ocupé de mi papel principal, que era tratar de ganar partidos de fútbol. Al principio, estaba claro que algunos jugadores no estaban contentos y yo debería haber tomado grandes decisiones sobre aquellos que no estaban comprometidos con el club en ese momento», destacó el ex jugador.

Las repercusiones

Además, Gary también dijo: «No quería ir a entrenar. Además, me sentí avergonzado de utilizar un traductor, ya que me siento un buen comunicador. Los jugadores necesitan un mensaje coherente y creer en el proceso. No les di eso. Lo más importante que me enseñó el Valencia fue el ser clínico y decisivo en la toma de decisiones. Cuando miro a los líderes, yo quiero claridad, consistencia y acciones decisivas, y yo no era ninguna de esas cosas en Valencia, era débil».

«Phil lo vio de primera mano y se sintió muy frustrado conmigo. Veía a alguien que había sido muy resistente, fuerte y robusto a lo largo de toda su vida derrumbándose frente a él, en principios clave como permitir que otras personas liderasen. Cambió su sistema tres veces y siempre estuvo un paso delante de mí. Sentía como si estuviera jugando conmigo, como si fuera un pequeño títere. Sentí que me estrangulaba suavemente, me estaba torturando en términos de fútbol durante 90 minutos. Al final del partido, fui a estrecharle la mano y él pasó junto a mí y eso no me gustó. Pase lo que pase, vas y estrechas la mano de tu oponente, eso es respeto», cerró Neville.