Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL ESPAÑOL

Joel Robles cuenta cómo se sintió ser el primer contagiado de coronavirus en el Real Betis

Joel Robles fue el único jugador del Real Betis en dar positivo en los primeros test PCR de COVID-19, los que fueron realizados por LaLiga a todos los equipos.

Joel Robles
Joel Robles.

Joel Robles fue el único jugador del Real Betis en dar positivo en los primeros test PCR de COVID-19, los que fueron realizados por LaLiga a todos los equipos. Casi tres semanas después, el guardameta getafense ha regresado a los entrenamientos cumpliendo el protocolo de la competición, que exigía al menos dos test negativos que confirmaran haber superado la enfermedad. «Después de tanto tiempo, perder las sensaciones de estar con tus compañeros, la dinámica de entrenamiento, y en plena competición, después de haber ganado al Madrid, que te echen un jarro de agua fría, se paralice todo, y las consecuencias que ha tenido este virus, con fallecimientos y problemas», inició.

«Pero poquito a poco vamos volviendo a la normalidad, es importante para todos. Todo perfecto, en ningún momento hemos sentido nada. Di positivo asintomático, Mónica se hizo las pruebas y dio negativo, todo muy raro. ¿Yo qué voy a saber? Jamás me esperaba la llamada del doctor diciéndome que había dado positivo. Lo único que había hecho era ir al súper, como mi chica está embarazada quería prevenir, que ella se quedara en casa y yo hacer la compra y a casa, protegido. Imagínate, que lo cojas de ir al súper y estés en casa, y tu chica no lo coja, es una sensación rara. Tal y como están las cosas mejor cogerlo ahora pronto que cuando se reanude LaLiga o cualquier situación así», destacó.

Más de esto

«Bueno, los primeros días, en el momento que dijeron que íbamos a estar en cuarentena, se me hacía raro tener que estar en casa 15 días, se hizo difícil, pero luego el cuerpo se va acostumbrando. La última semana se me hizo pesada porque veía a los compañeros entrenando, disfrutando… Verlo desde casa se me hizo complicado, pero no lo he pasado mal porque estaba bien y mi familia también. Hay otras personas que estaban muchísimo peor, no podía quejarme de nada. Yo he estado activo, entrenando siempre. Las distancias que tienes en el terreno de juego no tienen nada que ver», comunicó.

A su vez, Joel también sumó a sus dichos: «Aquí puedo intentar tirarme en la hierba que tengo, pero cuando el entrenador de porteros empieza a estirarte más largo, más potente, se acumula el cansancio. Pero lo importante ha sido hacer algo, estar activo, para llegar de la mejor manera posible. El domingo, que fue el primer entreno, los huesos los sentía blandos. Las caderas también un poquito, el terreno está un poquito duro, pero se puede ir controlando con protecciones. Es la vida del portero, hay que ir a casa con heridas y dolores. Antes era peor y no nos quejábamos. Respecto al tiempo, ahora que han bajado las temperaturas a menos dos o menos tres grados en Sevilla, la cosa se complica (risas)».

«Con el calor no es fácil, pero contento por ver a mis compañeros cómo están trabajando, me motiva mucho que estén tan implicados. Estoy con trabajo individualizado con el entrenador de porteros, voy un poquito más tarde que mis compañeros. Me estoy readaptando, haciendo trabajo específico de portería, potencia, velocidad de reacción, un poquito aeróbico también, poco a poco me iré reintegrando al grupo porque es lo importante, situaciones, disparos de los compañeros, distancias… Poco a poco y haciendo bien las cosas no va a haber ningún problema. Como en una pretemporada, es diferente, pero a los tres o cuatro cinco días nuestro cuerpo se acostumbra y sentimos lo de antes», cerró Robles.