Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL ESPAÑOL

Rufete tiene su primera prueba con el Espanyol y busca cerrar la salvación

Rufete, entrenador interino que agarró el mando del Espanyol por la destitución de Abelardo, no ha escondido que el principal objetivo es que los jugadores recuperen la confianza y salten al césped convencidos de la victoria.

Rufete
Rufete.

Rufete, entrenador interino que agarró el mando del Espanyol por la destitución de Abelardo, no ha escondido que el principal objetivo es que los jugadores recuperen la confianza y salten al césped convencidos de la victoria. Asume el cargo con firmeza, aunque de forma distinta la oficial, y ha dejado entrever que se ha tomado el trabajo en altas instancias. Tamudo, que forma parte de la parcela deportiva, acompaña ahora al alicantino en el cuerpo técnico.

«Es una situación muy complicada, todos lo sabemos, desde el aficionado hasta cualquier parte del club. Se me plantea y hay que estar ahí, plantarle cara y, si tenía que dar un paso adelante, aquí estoy. Confío en nuestros jugadores, en nuestro equipo. Sabemos de la dificultad. Tenemos siete partidos, pero ahora solo hay uno que es mañana. Voy a intentar, primero, que los jugadores jueguen convencidos de las posibilidades que tienen de hacer cosas muy buenos», comenzó diciendo por una nueva jornada de LaLiga.

«Segundo, que el equipo intente ser sólido desde la colectividad y solidario. Y coger confianza. No vamos a poder hacer grandes cosas si el equipo no tiene confianza. Hay que ser solidario, ordenado y estar dentro del campo con la mentalidad de que podemos ganar. No con la idea de que estamos jugando un partido e intentando ganar. A pesar de la dificultad vamos a ir con este partido. Si estoy aquí es para trabajar duro, suceda lo que suceda. Si damos la cara hasta el final, tenemos más opciones», señaló.

A su vez, Rufete dijo: «Soy interino. Los jugadores han de salir con la mentalidad que no somos inferiores al Real Madrid. Aunque estamos sufriendo, también hay que disfrutar. Después de todo el año trabajando con diferentes entrenadores queremos un mensaje sencillo y tener muy claro que la colectividad. Con balón hay que tener la tranquilidad de que somos capaces. Veremos ya la semana que viene. Tamudo ha venido conmigo, estará conmigo. Sé que la gente está en un momento difícil, nadie se lo esperaba, mientras que haya posibilidad lo tenemos que hacer».

«Soy una persona de club. Estoy para dar la cara, siempre, de aquí hasta el final. Eso no va a cambiar. No digo dar la cara por ser más o menos valiente, si no porque cuando tienes la sensación de que puedes cambiar cosas y aportar… no tengo que compararme. Por tener y querer al club sospeso más la ilusión de lograr el objetivo. Si logramos que la gente esté orgullosa tendremos la sensación de defraudar, pero menos», cerró el DT interino del Espanyol.