Temblor de Ridgecrest sacude el Dodger Stadium

Un sismo de 7.1 grados Richter, según reportes preliminares, sacudió la costa de California y su impacto fue grabado por las cámaras del Dodger Stadium. La noche de este viernes se enfrentaban los Dodgers y los Padres de San Diego en Las Grandes Ligas. El juego se encontraba en la parte baja de la cuarta entrada. El pitcher abridor de los Padres estaba en el montículo lanzando al bateador que se encontraba en el conteo de uno y uno.

A través de las redes sociales Los Dodgers de los Ángeles publicaron un vídeo en el que se ve el movimiento en el estadio mientras cientos de aficionados disfrutaban del encuentro. De momento se desconoce si el terremoto ocasionó daños mayores en la estructura. En la ciudad las autoridades se encuentran realizando las investigaciones con el fin de descartar si hubo lesionados.

El partido continuó sus acciones sin mayor inconveniente. Se trata del segundo sismo consecutivo que ha afectado a California luego del primero de 6.4 grados que se dio durante las festividades del 4 de julio. Los locutores del partido transmitido por SportsNet LA, estaban sorprendidos por la duración del terremoto, «¿Cómo es que siguen jugando béisbol?, ¿No sienten el temblor?», dijo el narrador.

Por otra parte, se estaba jugando la Liga de Verano de la NBA. El temblor forzó la cancelación de los juegos que se realizaban en Las Vegas. Durante el cuarto periodo del juego entre los New Orleans Pelicans y los New York Knicks los fanáticos recibieron instrucciones de permanecer en sus asientos, mientras los funcionarios decidían cuál sería el próximo movimiento para mantener la seguridad de los espectadores.

Después de un retraso de aproximadamente 15 minutos en el encuentros Pelicans-Knicks, se tomó la decisión de suspender el partido. Los oficiales de la Liga de Verano decidieron que el juego de los Magic-Spurs sea el último de la noche después de su finalización. Al mismo tiempo, el juego entre Orlando Magic y San Antonio Spurs dentro del Cox Pavilion más pequeño, que está unido al Thomas and Mack Center, continuó sin demora.