Los Gladiadores expusieron su sensaciones tras colgarse la medalla dorada

Twitter oficial del Comité Olímpico Argentino

El seleccionado argentino masculino de handball se consagró campeón en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. Por segunda vez en su historia, los de celeste y blanco se quedaron con la medalla dorada, repitiendo la hazaña obtenida en Guadalajara 2011. Con un determinante Matías Schulz bajo los tres palos y la capacidad goleadora de Diego Simonet, Argentina derrotó 31 a 27 a su similar de Chile en el partido decisivo.

«Es lo que soñé en los últimos tres años. Fue el gran objetivo en el grupo y en lo personal, sobre todo, poder estar en este torneo, con esta medalla y lograr la clasificación a otros Juegos Olímpicos«, confesó Pablo Vainstein. El extremo derecho que milita en el Ciudad Encantada de España había sufrido la rotura del tendón de aquiles en su pierna derecha, a fines del año pasado, por lo que debió ser operado.

Vainstein se perdió el Mundial de Alemania/Dinamarca, pero se esforzó y llegó en óptimas condiciones a estos Juegos Panamericanos. En relación a un certamen en el que Argentina se consagró invicta, afirmó: «Fuimos los mejores a lo largo de todo el torneo. Fuimos contundentes. Supimos jugar bien, enmendar errores, funcionar como un equipo y lo demostramos al ganarle a un gran rival como lo fue Chile en la final».

El jugador que se desempeña en la liga española destacó el «trabajo, la perseverancia y la disciplina» como las principales cualidades de su equipo. «Son tres cosas que nos caracterizan a los argentinos y a nosotros como jugadores. Nos respetamos con nuestros compañeros y eso, a la larga, da resultados», subrayó. Pablo ingresó desde el banco de suplentes en la final y aportó al triunfo con dos tantos.

Otro que no pudo estar en la cita mundialista de principio de año por una lesión fue Federico Pizarro. El reciente campeón panamericano había sufrido la rotura de ligamentos de su rodilla en noviembre de 2018 y llegó con lo justo a Lima. «Mi objetivo en lo personal era poder ayudar al equipo, darle lo que podía. Se cumplen ocho meses y una semana desde que me operé. Entonces, personalmente, es un premio doble», expresó.

Además, valorizó la medalla obtenida como una motivación para que persista el desarrolló del handball en Argentina. «Siento una satisfacción enorme porque es la culminación de tres años de trabajo duro. Esta medalla significa seguir siendo olímpicos y que nuestro deporte siga creciendo, que lo que nosotros hicimos repercuta en los chicos y las chicas que ven esto desde sus casas y quieran jugar a este deporte», sentenció.

Diego Simonet fue otro que tuvo que pasar por la enfermería a fines del año pasado. Sufrió una rotura fibrilar en el isquiotibial derecho y se recuperó para esta competencia. «Esta medalla significa mucho sacrificio. Nos rompimos el alma para llegar a este torneo de la mejor manera. Vainstein y Pizarro son un ejemplo, porque sufrieron lesiones muy feas y pudieron llegar al torneo gracias a su entrega. Es algo maravilloso lo que nos está pasando», manifestó el ‘chino‘.