Twitter Oficial Agencia de Deporte Nacional

La delegación argentina brilló esta semana en la Albufera de Medio Mundo, laguna ubicada en el distrito de Végueta. El remo de nuestro país sigue dando que hablar en los Juegos Panamericanos 2019, con una notable cantidad de medallas. Este viernes no fue la excepción en Lima. Dos preseas de plata y una de bronce, se tiñeron de celeste y blanco en tres disciplinas masculinas.

La primera llegó al comienzo de la jornada, en las primeras horas de la mañana, a través del doble par de remos cortos. Alejandro Colomino y Carlo Lauro Gracia se lucieron con un tiempo de seis minutos, 30 segundos y 62 centésimas. Sólo quedaron por detrás de los campeones, los mexicanos Alan Armenta y Alexis López. La diferencia fue de casi dos segundos en el reloj. Los palistas brasileños completaron el podio.

Luego llegaron dos nuevas alegrías. Una resultó ser el bronce en los dos remos largos sin timonel, a cargo de Axel Haack y Agustín Díaz. El binomio ‘albiceleste’ quedó lejos de los presentativos de Chile y Brasil, pero le sobró para desplazar a Cuba de la tercera ocasión. Y luego la tercera satisfacción de la jornada, en la prueba de cuatro pares de remos cortos masculina. ¿Los medallistas? Ariel Suárez, Rodrigo Murillo y los hermanos Brian y Cristian Rosso. Hasta que luego, algo insólito sucedió.

Es que salió a la luz la existencia de una intoxicación general que afectó a la salud de gran parte de las delegaciones sudamericanas. La misma se originó en Huacho, subsede de la disciplina de remo en estos Juegos Panamericanos 2019. Una buena cantidad de deportistas padeció de descomposturas, diarreas, hipotensión y hasta desmayos y vómitos. Algo que afectó notoriamente su rendimiento.

«Tuvimos estos casos de diarrea, que a veces puede pasar, por lo cual se los hidrató y se están investigando el origen del virus o bacteria. Pero es raro porque también hubo chicos de otros países que se intoxicaron», expresó un dirigente de la delegación nacional. Hablamos de Diego Gusmán, quien le llevó tranquilidad a la familia de los palistas argentinos, luego de conocerse esta sorprendente noticia.

«Es en una sede ubicada a cuatro horas de Lima donde se hizo la prueba de remo y anteriormente se hizo la de canoa, pero con canotaje no hubo ningún problema. No es para alarmarse. Estamos en contacto continuo con ellos y hay toda una movida médica tratando de identificar el punto cero donde se produce esto. Lo que nos desconcierta es que no es el agua», advirtió el jefe de Misión de Argentina.

Mientras el Comité Olímpico investiga la situación, lo cierto es que ya existen rumores sobre la posible causa del incidente. Se señala al Norovirus como principal responsable. Este se transmite a través de los alimentos o bebidas, por lo que los deportistas no consumen agua sin embotellar ni tampoco frutas y verduras. Todo a la espera de una resolución. «Hay una movida médica tratando de identificar por qué se originó. Todos se están hidratando con agua envasada. La diarrea funciona como un sistema de defensa para limpiarse», concluyó Gusmán.