Djokovic volvió al circuito con todo

Twitter oficial del ATP Tour

El 14 de julio pasado fue el último día en que Novak Djokovic disputó un partido oficial. Y fue nada menos que ante Roger Federer en la final del Wimbledon, donde el serbio se llevó el título por 7-6, 1-6, 7-6, 4-6 y 13-12. Poco menos de un mes y sin muchas dificultades, regresó al court y derrotó a Sam Querrey con parciales de 7-5 y 6-1. De esta manera, llegó a su décima victoria consecutiva en su estreno en el Masters 1000 de Cincinnati.

Djokovic es el último campeón del Western & Southern Open, por lo que inició la defensa de la corona. Dicha consagración en 2018, le permitió convertirse en el primer tenista en la historia en ganar los nueve ATP Masters 1000. En el encuentro de ayer, levantó cuatro break points en contra y concretó cuatro de siete que tuvo a su favor. No por nada es quien tiene el mayor porcentaje de quiebres en 2019 (50,42%).

En lo que va de la temporada, el actual número uno del ranking mundial obtuvo 186 de las 368 oportunidades de quedarse con el servicio rival. Por esto, se alza como el rey de las rupturas en el ATP Tour 2019. Supera la tasa de conversión del español Rafael Nadal (46,44%) y del italiano Fabio Fognini (46,05%), dos tenistas que no dieron el presente en el torneo que se está disputando en Ohio, uno por fatiga y otro por lesión en el tobillo, respectivamente.

El historial ante el estadounidense Sam Querrey quedó 9-2 a favor de ‘Nole‘. La última vez que se habían visto las caras fue en Wimbledon 2016, con triunfo del norteamericano en tercera ronda, que lo venció en cuatro sets (7-6, 6-1, 3-6 y 7-6). Esa, también, fue la última derrota del serbio ante tenistas de los Estados Unidos. Actualmente, ostenta un invicto de 12 partidos ante rivales de aquel país.

El próximo compromiso de Djokovic en el certamen de Cincinnati será ante el español Pablo Carreño Busta, quien viene de dejar en el camino al local John Isner (6-4, 6-7 y 7-6) y de salvar un match point en contra. ‘Nole‘ lidera el historial por 2-0 ante el nacido en Gijón. Como dato llamativo, el número uno del ranking triunfó en su debut en los diez torneos que lleva disputados en este 2019. Nueve de ellos, fueron en sets corridos, excepto en Montecarlo (ante Kohlschreiber).

En lo que va de la temporada, se puede decir que a Novak Djokovic le sientan mejor los Grand Slam que los Master 1000. Esto es así porque el serbio arrancó el año ganando el Abierto de Australia, al imponerse en la final sobre el mallorquín Rafael Nadal. En Roland Garros llegó a semifinales, donde cayó con el austriaco Dominic Thiem y, más tarde y como se mencionó anteriormente, se quedó con el grande de Londres.

En lo que respecta a los segundos torneos en importancia del circuito, al serbio le costaron un poco más. Si bien se consagró en Madrid y fue finalista en Roma, en los demás Masters 1000, ‘Nole‘ no pudo repetir las actuaciones a las que nos tiene acostumbrados. Es por esto que el líder del ranking mundial buscará repetir el título obtenido el año pasado en Cincinnati y llegar con más fuerza al US Open.