Djokovic habló antes de su debut en US Open

Twitter oficial del US Open

Está claro que Novak Djokovic es uno de los máximos favoritos a quedarse con el US Open, que iniciará mañana. El serbio, que ganó cuatro de los últimos cinco Grand Slam, va en busca de su decimoséptimo título en torneos de esta categoría. De lograrlo, quedaría a uno de Rafael Nadal (18) y a tres de Roger Federer (20), el máximo ganador de la historia. Además, quiere consagrarse por cuarta vez en Flushing Meadows.

En relación a esta clasificación, el número uno del ranking mundial dijo: «Soy consciente de ella. Es halagador, obviamente, pero al mismo tiempo me queda mucho camino por recorrer. También me impone un cierto nivel de responsabilidad, porque tengo el objetivo de hacerlo. Definitivamente es una de mis ambiciones. Tengo 32 años, pero todavía me siento joven por dentro y por fuera, estoy muy motivado para seguir adelante».

En julio, Djokovic levantó su quinta corona en Wimbledon frente a Roger Federer, en un partido donde el serbio salvó dos puntos de campeonato del suizo y que se definió 13-12 en el quinto set. La victoria de ‘Nole‘ en All England Club significó la tercera final del grande de Londres en la que vence a Su Majestad (2014, 2015 y 2019), rival con el que compartirá la parte superior del cuadro en el Abierto de los Estados Unidos.

El campeón defensor del US Open ubica a ese y otro partido más como los mejores de su carrera. «Son los dos mejores partidos que he jugado. El otro partido es el que tuve contra Nadal en la final de Australia 2012, que duró casi seis horas. Esos dos realmente son muy especiales y ocupan un lugar especial en mi carrera y en mi mente también. Todavía tengo flashes de aquel duelo en Melbourne. Me gustaría recordar la final de Wimbledon contra Roger este año por muchos tiempo más», expresó.

El intenso ritmo que tiene el circuito ATP no permite que los tenistas se detengan a hacer un análisis de su situación. El reinado de Djokovic en los Grand Slam en el último tiempo, alimenta la creencia del serbio en sus habilidades y opciones de ir por más conquistas. «Una vez que termine con mi carrera o tal vez disminuya el ritmo con los torneos, creo que tendré más tiempo para reflexionar realmente sobre todo y mirar esos partidos. Es realmente difícil mirar hacia atrás demasiado», reconoció.

El líder del ranking mundial continuó: «Por supuesto, estás mirando hacia atrás y luego despiertan cierto tipo de emociones que, claramente, son positivas y te permiten despertar esa confianza en ti, la creencia y la motivación. Te inspira a continuar de nuevo e intentar alcanzar resultados más históricos. Pero al mismo tiempo, tienes que quedarte en el momento presente». El serbio debutará en Nueva York ante Roberto Carballes Baena.

Djokovic irá por el reto de sostener el título en US Open por primera vez, ya que no pudo mantener ninguna de sus dos anteriores defensas. Llegó a siete finales de sus últimas ocho apariciones en el Abierto de los Estados Unidos, donde posee un récord de 69 victorias y diez derrotas. «Personalmente, he tenido mucho éxito y la suerte de rendir bien en estas canchas, especialmente en el estadio Arthur Ashe, donde suelo jugar de noche y disfruto esa atmósfera».