MÁS DEPORTES

Guido Pella: «Uno recién empieza a disfrutar el tenis cuando gana un poco de plata»

Guido Pella se prepara para el tan ansiado debut de este lunes en el Abierto de los Estados Unidos. El argentino será uno de los primeros tenistas en ver acción en este último Grand Slam del año. Uno de los certámenes más destacados en la historia de este deporte. En diálogo con el Diario Clarín, a horas de su presentación ante Pablo Carreño Busta, develó intimidades de su carrera como profesional.

«No sé qué haría si no fuera tenista. Sé lo que no haría: estudiar. Mi límite de atención para una materia es de diez minutos, después ya no puedo hacer más nada. Sabía que mi vida dentro de una universidad iba a ser nula, entonces tenía que hacer algo más. Por ahí también por eso le puse tantas ganas al tenis», admitió el recordado campeón de la Copa Davis con Argentina en 2016.

Claro que el número veinte del ranking ATP no la tuvo fácil en sus comienzos como deportista: «Es la realidad, no tengo bueno recuerdos. Creo que recién cuando me empezó a ir bien en torneos juniors y pude ir a jugar Roland Garros y el US Open junior, pude disfrutar un poco. Esos torneos me permitieron ver una vida diferente dentro del tenis. No mucho mejor, pero diferente».

En concordancia con sus dichos, el representante ‘albiceleste’ reveló cuál es el momento en que un tenista comienza a ver su trayectoria con buenos ojos: «Después obviamente, cuando uno se hace profesional y va viviendo otras cosas. La realidad es que uno recién empieza a disfrutar cuando gana un poco de plata y se mete en el top 100. Antes, va con la corriente, hace su trabajo, hace lo que puede».

Claro que Guido no la pasó nada bien, antes de meterse entre los mejores de mundo en su rubro. En 2016, cerca estuvo de abandonar la actividad. «En ese momento, cuando ya no me quedaba absolutamente nada para dar dentro del tenis porque había dejado de jugar, algo en mí se encendió y me dijo ‘Vos no podés ser esto. Me das vergüenza, me das asco’. Soy una persona extremadamente exigente conmigo y no me veía siendo un mediocre en el sentido de quedarme en mi casa mirando televisión», confesó.

Ya con el éxito bajo el brazo, el oriundo de Bahía Blanca ve la vida de otra manera: «Si me das a elegir entre una vida normal o la que tengo ahora, me quedo con mi vida siempre. Y creo que sí haría el esfuerzo. Aunque cuando miro para atrás es mucho lo que tuve que dejar y sacrificar. Por suerte dio sus frutos y todo lo que yo había pensado se cumplió. Hay gente que por ahí está toda la vida y no lo consigue. Creo que soy un afortunado en eso y tengo que estar contento».

Para finalizar, Pella reveló la llave del éxito, esa que lo llevó a los cuartos de final de Wimbledon. «Se alinearon los planetas. Este año tuve la posibilidad de alinear muchas cosas de entrenamientos, de cabeza, de pareja, de todo… Y creo que para que el tenis funcione uno tiene que estar muy tranquilo con uno mismo. Desde que se dio el título en San Pablo me siento así. Esa fue la clave para poder hacerlo mejor», concluyó.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar