Connect with us

Hi, what are you looking for?

MÁS DEPORTES

Apareció el verdadero Roger Federer

El suizo se afirmó en la tercera ronda del US Open.

Twitter oficial del ATP Tour

Por la tercera ronda del US Open 2019, Roger Federer venció a Daniel Evans por 6-2, 6-2 y 6-1 en una hora y 19 minutos de juego, sentenciando su tercer partido más corto en su historia en el grande de Nueva York. El suizo, que ya rompió la barrera de las cien presencias en Flushing Meadows, levantó considerablemente su nivel respecto de los partidos anteriores y pudo ganar en sets corridos, luego de tener que apelar a dos remontadas para continuar en el certamen.

«Necesito subir mi nivel en el torneo», había dicho el máximo ganador de Grand Slams. En sus primeros dos compromisos, cedió el set inicial, viéndose obligado a una mayor exigencia y dar vuelta el marcador (4-6, 6-1, 6-2 y 6-4 ante Nagal, y 3-6, 6-2, 6-3 y 6-4 frente a Dzumhur). No obstante, asumió la responsabilidad que le demanda ser uno de los mejores (para muchos, el mejor) tenistas de la historia y apareció con toda su contundencia en tercera ronda.

El partido tuvo un total de 87 puntos jugados, de los cuales 48 fueron tiros ganadores del actual número tres del ranking mundial. Haciéndose fuerte desde el aumento de su velocidad y la agresividad, demostró su agilidad, a pesar de tener 38 años, y su capacidad para penetrar en la cancha con una suprema facilidad (una de sus cualidades distintivas), seguidas de un reconocimiento y una ovación del público presente en el estadio Arthur Ashe.

Además del poderío ofensivo y la firmeza desde el fondo de la cancha, Federer fue por demás contundente ante el británico Daniel Evans. De 14 oportunidades para quebrar el saque de su rival, el suizo concretó siete y solo entregó el suyo en una ocasión de dos posibles. Además, este fue el partido de US Open en el que perdió la menor cantidad de games (cinco) desde la segunda ronda de 2015 ante Darcis, a quien venció 6-1, 6-2 y 6-1.

En el horizonte de Su Majestad asoma el primer tenista de renombre. En los octavos de final enfrentará al que resulte vencedor del duelo entre el español Pablo Carreño Busta (venció al argentino Guido Pella y al lituano Ricardas Berankis), semifinalista en la edición de 2017, y el belga David Goffin (dejó en el camino a los franceses Corentin Moutet y Grégoire Barrere), reciente subcampeón del Masters 1000 de Cincinnati.

A pesar de que el Abierto de los Estados Unidos es el Grand Slam que más tiempo lleva sin ganar (no se corona desde 2008), Roger Federer pudo avanzar, al menos, hasta la cuarta ronda en sus últimas 18 presentaciones en Flushing Meadows. En ninguno de los demás grandes ha podido mantener una regularidad tan notable en la primera semana de competición como la que sostiene en Nueva York, donde busca su sexto título.

El ex número uno del mundo levantó el trofeo del US Open durante cinco años consecutivos. La primera vez fue en 2004, donde derrotó a Lleyton Hewitt por 6-0, 7-6(3) y 6-0. Lo siguieron las ediciones de 2005 (6-3, 2-6, 7-6(1) y 6-1 a Andre Agassi), 2006 (6-2, 4-6, 7-5 y 6-1 a Andy Roddick), 2007 (7-6, 7-6 y 6-4 a Novak Djokovic) y 2008 (6-2, 7-5 y 6-2 a Andy Murray). Juan Martín del Potro le cortó la racha en la final de 2009 y, desde entonces, Federer no pudo volver a ser campeón.