Bautista Delguy contó el rápido crecimiento que ha tenido en el rugby

Fuente: Twitter oficial de Los Pumas.

El wing del seleccionado argentino y Jaguares no pudo estar en la última temporada del Super Rugby por lesión, pero disputará su primera Copa del Mundo con Argentina a sus cortos veintidós años de edad. El de Remedios de Escalada dialogó con la prensa y destacó el ascenso rápido que ha tenido en su carrera como jugador de rugby, pasando del Club Pucará a competir con los más grandes del mundo y ahora a estar en un Mundial.

«Fue todo muy rápido. En 2015, el Mundial de Inglaterra lo vi por televisión y me parecía muy lejano. Poder estar hoy en Japón la verdad que es un sueño. Pienso disfrutar al máximo este presente», comentó el joven de Los Pumas, quien además acotó que las cosas comenzaron a complicarse con sus estudios. El mismo estudiaba en su facultad, al mismo tiempo que tenía que viajar o competir con la Selección o su club, cosa que no pudo sostener. «No me daban los tiempos con los parciales y lo viajes», justificó.

El momento de su dura lesión.

«Es un montón de presión la que se siente, no solo estás representando al país sino que te estás jugando mucho. Traté de estar tranquilo, pero eso fue un tanto complicado y más difícil que sólo decirlo. Obviamente cuando entrás a la cancha es una sensación muy diferente, te pesan las piernas y sentís miedo pero cuando arranca el partido te olvidás de todo», destacó Bautista, al hablar de lo que sintió en su debut con Argentina y con los cambios tan rápidos que se le dieron en su vida.

En cuanto a los tiempos sin poder despejarse, Delguy dijo: «Lo que más extraño es tener tiempo para mis amigos y mi familia. Al estar viajando tanto casi ni estás en el país. Estás todo el tiempo armando una valija y me pierdo salidas o cumpleaños. Yo no tuve viaje de egresados porque me fui a China con Los Pumitas. Por ahí los de afuera piensan que por estar en Buenos Aires tenés las posibilidades de hacer todo eso pero no. Acá entrenamos todos los días, doble turno, menos los miércoles. Y los fines de semana jugamos. Es bastante cargado y terminamos fusilados. Si no sos tan fanático y no tenés las ganas para hacer eso, tenés que dar un paso al costado».

«Pienso que los nenes más chicos miran la tele y obviamente tienen sus ídolos, me pone muy contento que gente de mi zona me escriba por las redes. Trato de leer todo lo que tengo, que no es mucho realmente, y a los que conozco o tengo amigos en común siempre les contesto y tengo la mejor predisposición con cualquiera. No hay que marearse por tener más seguidores. Por lo menos yo no le doy mucha importancia porque no dicen nada, no dicen que sos mejor persona o mejor amigo. Es una consecuencia de lo que vos hacés, en este caso jugar al rugby. No hay que creerse más que nadie. Sigo siendo el mismo y trato desde ese rol ser como siempre fui», resaltó.

El momento en el que se enteró que jugaría el Mundial

«La verdad que se me hizo eterna. En un momento pensé que podía volver antes pero después no fue así y me asusté. Encima los wings que jugaban en Jaguares la estaban rompiendo toda y se me abrió un signo de pregunta de si tenía chances de jugar el Mundial. Traté de estar tranquilo, pensando en mi recuperación y no tanto en los demás. Hubo semanas que se hicieron muy difíciles porque sentía que no llegaba», comentó sobre la convocatoria a Japón 2019.

«Se me pasaban mil cosas por la cabeza los días antes y el día de la lista fue durísimo. Todos nos levantamos muy temprano por los nervios. Fue un momento difícil porque muchos amigos se quedaron afuera. Pero cuando escuché ‘Delguy‘ me acordé de todo: mi club, mis amigos, mi familia y todo lo que me costó estar donde estoy hoy. Creo que cualquier deportista de cualquier deporte lo que quiere es participar de un Mundial en su disciplina. Tengo la suerte de poder jugarlo y creo que voy a disfrutar todo, desde que llegue hasta que me vaya», cerró Bautista Delguy, haciendo foco en las sensaciones de la nominación en el listado mundialista.