MÁS DEPORTES

Nadal y Medvedev se vuelven a ver las caras en una final

Este domingo se cerrará una nueva edición del US Open. En el estadio Arthur Ashe, Rafael Nadal y Daniil Medvedev chocarán en una final que promete ser de lo más emocionante. Por un lado, la experiencia y la historia; por el otro, la renovación y el futuro. El español disputará su quinto partido decisivo en Flushing Meadows, buscando obtener su Grand Slam número 19. El ruso, que mañana subirá hasta el cuarto puesto del ranking, jugará su primera final en un torneo Major.

Mientras que el mallorquín se erige como el principal favorito a quedarse con el título y sumar su cuarto Abierto de los Estados Unidos (se coronó en 2010, 2013 y 2017), el nacido en Moscú es el jugador del momento, siendo el que más triunfos obtuvo en el 2019 (50). Además, esta será su cuarta final consecutiva. Llegó al cierre en los últimos cuatro torneos en los que se presentó en las pistas duras norteamericanas: segundo en Washington y Montreal, campeón en Cincinnati y, ahora, finalista en Nueva York.

«Toda su temporada ha sido muy buena. Comenzó jugando muy bien en Australia, donde perdió un partido ante Novak, el campeón del certamen, y llegó a la final de Sídney. Jugaron una batalla durísima con Djokovic. Y después ha tenido mucha solidez durante todo el año», reconoció Nadal. Y añadió: «Había escuchado que no era un gran jugador sobre tierra, pero también en esa superficie ha ganado muchísimos partidos».

El joven de 23 años mantiene un récord de 20-2 en la gira de canchas rápidas, algo que Rafa tiene en cuenta. «Su verano ha sido casi perfecto. Es el jugador en mejor forma del circuito. Voy a enfrentarme al que tiene más victorias en la temporada y que está jugando a mayor nivel desde hace semanas. Está dando pasos al frente cada día. Va a ser una final durísima. Necesitaré mi mejor nivel», destacó el número dos de la clasificación mundial.

Por su parte, Medvedev tendrá el duro reto de privar al español de meterse entre los cinco que más veces consiguieron levantar el trofeo en La Gran Manzana en la Era Abierta. «Es complicado encontrar las palabras para hablar de Nadal. Muchos jugadores lo han enfrentado antes que yo. Es uno de los mayores campeones en la historia de nuestro deporte. Es una máquina, una bestia en la pista. La energía que muestra es excepcional», remarcó.

La última vez que un tenista ruso que obtuvo el campeonato en uno de los cuatro grandes del circuito fue Marat Safin, en 2005, cuando se quedó con el Abierto de Australia. «Jugar ante él en tu primera final de Grand Slam debería ser divertido y no lo va a ser. Pero será una experiencia increíble de vivir», contó el moscovita. El último campeón en un certamen Major que no pertenece al Big-3 fue Stan Wawrinka, en el US Open 2016.

Ambos se enfrentaron por única vez hace un mes. Nadal se impuso en la final de Montreal, por lo que Medvedev intentará tomarse revancha en el Arthur Ashe. «Su energía fue muy superior a la mía. Conforme pasaron los minutos, se volvió más rápido, más fuerte, más duro y yo me fui diluyendo. Pero es bueno tener esta experiencia previa ante él en una final de Masters. Sé lo que esperar y cómo prepararme para ello», sentenció.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar