Francis Roig: «Estos son partidos que pueden cambiar la historia»

Twitter oficial del ATP Tour

Una verdadera batalla tuvo que afrontar Rafael Nadal para obtener su décimo noveno título de Grand Slam. Cuando parecía que podía cerrar el partido y levantar el trofeo del US Open en el tercer set, Daniil Medvedev golpeó no una, sino dos veces y estiró el duelo a una quinta manga. Tras casi cinco horas de juego, el español selló un enorme triunfo para gritar campeón en un encuentro que será recordado por mucho tiempo.

«Estos son partidos que pueden cambiar la historia. Ya hemos pasado por este tipo de partidos y hoy nos tocaba ganar. Creo que la historia nos debía una y lo conseguimos», sostuvo uno de sus entrenadores, Francis Roig. Todavía estaba latente la final del Abierto de Australia 2014, donde Nadal no pudo competir con Stan Wawrinka por un dolor en su españda, o las mismas instancias perdidas ante Djokovic (2012) y Federer (2017) en Melbourne.

El otro miembro de su equipo, Carlos Moyá, expresó: «No sabes cuántas oportunidades como esta quedan. Rafa las va buscando y se trata de aprovecharlas a estas alturas de su carrera, pero está claro que perder una final de Grand Slam duele. Es increíble lo que ha conseguido. Lo tuvo ganado en tres sets, casi lo pierde en cinco, pero siempre ha tenido esa capacidad de sobreponerse en los momentos en los que la situación es muy difícil. Esta vez, lo ha vuelto a lograr».

El exnúmero uno del mundo observó: «Como emocionante y por lo que significa, desde que yo estoy en el equipo, es la victoria más grande. Las cuatro finales de Grand Slam anteriores que he vivido, unas fueron duras y otras no tanto, pero lo que ha significado esta, siendo además en pista rápida, para mí ha sido la más importante». Wimbledon 2008 y Australian Open 2009 habían sido los únicos partidos que Nadal definió en cinco sets, antes de este US Open.

«La euforia viene determinada por cómo ha sido el partido. Desde el momento en el que no estaban Federer y Djokovic se le puso la etiqueta de favorito, había mucha presión y al final se nos ha complicado. Te alegras mucho por ganar y llegas a pensar que ese partido no se podía perder», determinó Roig. Y agregó: «Medvedev tuvo un verano en el que, prácticamente, no perdió. Aunque Rafa jugaba cada vez mejor, le costaba más».

Moyá coincidió con su colega en que el tenista de 33 años exhibió su mejor nivel para alzar el trofeo. «Ha sido un duelo muy emocionante, con muchas alternativas. No he podido estar tranquilo en ningún instante. Creo que se ha visto mucho nivel. Rafa, por momentos, se ha desempeñado al mejor nivel del torneo. Enfrente tuvo a un jugador que sabíamos de lo que era capaz, la roca que es», enfatizó el nacido en Palma de Mallorca.

«Sinceramente, el mejor Nadal del torneo se ha visto en el cuarto y quinto set. Él se ha dado cuenta y, cuando más difícil lo tuvo, dio su mejor versión. Empezó a tirar mucho, con precisión, sobre todo con la derecha que le gusta tener y al final del partido ha encontrado ese drive ante un muro que corría de lado a lado», sentenció Roig. El marcador final fue de 7-5, 6-3, 5-7, 4-6 y 6-4, en un estadio Arthur Ashe que vibró con cada golpe.