Los Saints de Drew Brees debutan con un triunfo agónico

Twitter New Orleans Saints

El partido inaugural del lunes por la noche en el fin de semana inicial de la temporada de la NFL estaba llamado a ser un duelo entre dos mariscales de campo estrellas. Por un lado, Drew Brees, junto a Tom Brady dos de los veteranos líderes en la posición. Por el otro, Deshaun Watson, parte de la nueva camada. Pero la figura acabó siendo otra: el pateador de los Saints, Will Lutz, que ganó el partido con un gol de campo descomunal de 58 yardas en la jugada final.

El juego arrancó con dominio de ambas defensivas, ya que ni los Saints ni los Texans pudieron anotar en el primer cuarto. Los segundos 15 minutos, en cambio, fueron para los visitantes, que primero aprovecharon una intercepción sobre Drew Brees para convertir el primer touchdown en una jugada por tierra de Watson. Tras un descuento de Lutz, DeAndre Hopkins anotó nuevamente para estirar la diferencia en favor de los Texans a 11 puntos. En el final del primer tiempo, la suerte parecía fallarle al pateador local: falló su segundo intento de gol de campo, uno largo de 57 yardas.

Los Saints salieron con otra actitud en la segunda mitad. En la primera serie ofensiva, recorrieron 83 yardas en dos minutos para reducir la diferencia en el marcador con un touchdown de Latavius Murray. Los Texans respondieron con otra anotación de Hopkins, pero los Saints pasaron al frente con dos touchdowns a pases de Drew Brees; el primero concretado por Taysom Hill en uno de sus únicos dos acarreos en la noche y el segundo en las manos de Tre´Quan Smith, que también aprovechó uno de sus dos contactos con el ovoide en el partido.

El cuarto final vio una serie de ofensivas ineficaces antes de que Will Lutz aumentara la ventaja de los Saints a siete puntos con otro gol de campo, esta vez de 47 yardas. Cuando parecía que el juego moría con el triunfo de los locales, Deshaun Watson hizo gala de su talento para recorrer 75 yardas con un par de pases largos, el último de 32 yardas para que Kenny Stills marcara la anotación a 37 segundos del final del partido. Con los Texans al frente, pero tiempo suficiente para Brees.

El veterano mariscal aprovechó al máximo los pocos segundos que le quedaban y el tiempo muerto restante en poder de su entrenador. Con pases cortos, pero rápidos, acercó el balón a la yarda 40 del territorio visitante con apenas dos segundos de tiempo en el reloj de juego. Will Lutz tenía como mejor registro histórico un gol de campo de 58 yardas de 2016 y debía repetirlo si quería que su equipo ganara en el debut. Y lo hizo. El balón recorrió medio terreno y se metió apenas entre los postes para darle el triunfo al equipo de Sean Payton por 30 a 28.

«Cuando tenés a Drew como mariscal de campo, con 37 segundos restantes siempre sabés que vas a tener tiempo para una patada más», señaló el héroe de la jornada en conferencia de prensa tras el partido. «Sabía que íbamos a tener una oportunidad. De esto es lo que se trata. Es muy loco. Una sensación increíble», amplió Lutz, que agradeció la posibilidad de una revancha en el mismo partido: «Confío en mis condiciones y solo quería la redención después de fallar la patada en el cierre del primer tiempo».

«Estaba muy confiado», dijo a su vez Brees respecto a la patada de Lutz. «Era un gol de campo largo, pero había tenido otro casi desde la misma posición, así que le dio una mirada y volvió a ponerse en esa situación para ganar el partido», agregó el mariscal de campo, que definió al remate como una «patada atronadora (thundering kick)». Brees terminó el partido con 32 pases completos para 370 yardas, dos pases de touchdown y una intercepción.