Kim Clijsters vuelve al tenis profesional: «Me gusta el desafío»

WTA sitio oficial

Siete años después de su segundo retiro como tenista profesional, Kim Clijsters vuelve al circuito. Sí, la exnúmero 1 del mundo y ganadora de cuatro títulos de Grand Slam anunció que regresará al circuito en 2020. Lo hizo primero a través de un video en sus redes sociales y luego en una entrevista con el sitio oficial de la WTA, donde dejó claras sus motivaciones y expectativas en este regreso a los 36 años: «No creo que tenga que probar nada. Me gusta el desafío».

«Tengo amigos que dirían que quieren correr la maratón de Nueva York antes de cumplir 50 años. Yo amo jugar al tenis. Cada vez que voy a un Grand Slam a jugar el torneo de leyendas, si alguien me pide para pelotear, voy a ser la primera en decir que sí. Todavía me encanta jugar al tenis», fue la primera razón que dio la belga para explicar su regreso al tenis profesional a los 36 años, siete temporadas después de su segundo retiro.

«El amor por el deporte está ahí. Pero la pregunta es si puedo ser capaz de lograr un nivel al que me gustaría llegar y dónde querría hacerlo antes de volver a jugar al alto nivel contra las mejores tenistas del mundo», manifestó Clijsters, que no encuentra mayores motivaciones para el regreso al circuito profesional que el desafío personal en sí mismo. «No necesito probar nada. Me gusta desafiarme y quiero sentirme fuerte otra vez. Esta es mi maratón».

«¿Qué quiero realmente de mi vida», se pregunta Kim en el video que sirve de anuncio para su regreso. «Los últimos siete años he sido madre a tiempo completo. Y lo amo, realmente lo hago. Pero también amo ser una tenista profesional. Y honestamente, extraño ese sentimiento. ¿Qué pasa si hago las dos cosas? Puedo ser madre de tres y a la vez la mejor jugadora de tenis que puedo ser. Vamos a intentarlo. Nos vemos en 2020», dice Clijsters en el mensaje audiovisual.

Clijsters llegó a la cima del ranking mundial en 2003 y en 2005 ganó su primer Grand Slam, en el Us Open. En 2007 se tomó un descanso del tenis profesional para recuperarse de lesiones y tener a su primera hija, Jada. Volvió en 2009 y en solo su tercer torneo consiguió ganar su segundo Us Open, que defendería exitosamente un año más tarde. Tras ganar su cuarta corona grande en 2011 en el Abierto de Australia, en 2012 decidió ponerle fin a su segunda etapa como profesional. Volvió a dedicarse de lleno a su familia y fue madre dos veces más.

La belga afirma que lleva años merodeando la idea de regresar al circuito. «Lo pensé, pero luego decía que era imposible. Mi vida está en mi casa, con mis tres hijos. Esa parte de mi vida ya no la veía». Pero en enero, durante el Abierto de Australia, Kim consultó con su familia cómo veía ese estilo de vida, con viajes constantes. Al recibir una respuesta positiva, aprovechó su tiempo libre entre la familia y la academia de tenis que tiene en Bélgica para volver a entrenar y ponerse a tono en lo físico.

«Estos últimos meses fueron duros, pero siento que tengo más fuerza que hace dos años. Incluso si no consigo volver, siento que todo este proceso valió la pena para volver a tener una buena rutina», dice Clijsters, que ríe sobre la posibilidad que tiene hoy en día de salir de su casa después del desayuno. «Antes me terminaba algo de cereal que Jada dejaba o restos de fruta que no comían los chicos. Ese era mi desayuno porque siempre estaba apurada para llevarlos a la escuela».

«Es muy satisfactorio tener el desafío de vuelta», insiste Kim, que admite haber hablado con el presidente de la WTA, Steve Simon, para que la atención mediática en este regreso no genere disrupciones en su vida familiar. «Mi vida hasta el momento es simple y fácil, pero no es solo mi vida la que va a cambiar ahora. Sé que yo puedo manejarlo, pero con los chicos es diferente. Obviamente quiero protegerlos».

Clijsters planea jugar una temporada liviana y aprovechar la mayor cantidad de invitaciones por parte de los torneos y la falta de restricciones de la WTA para jugar. «Esto es algo genial que no sabía que existía. Cuando fuiste número 1 y ganaste títulos de Grand Slam podés pedir invitaciones. Es un bonus saber que no estoy obligada a jugar una determinada cantidad de torneos al año. Eso me hizo más fácil tomar la decisión de volver. Si hubiera una regla que dice que hay que jugar una cantidad mínima de torneos, no lo habría hecho».

La gran pregunta que surge es si podrá competir al nivel de las mejores jugadoras de la actualidad con 36 años y tras siete sin jugar. Clijsters lo sabe. «A veces veo cómo juegan ahora, lo fuerte que le pegan y siento que no voy a poder estar a ese nivel», admite Kim. Pero de modos confía en sus condiciones y espera lo mejor. «Veremos cómo termina esto. Quizás en unos meses me arrepienta, pero hasta ahora ha sido emocionante. Me dio energía extra, un desafío, un propósito».