Batacazo en el Mundial de Rugby: Japón derrotó a Irlanda y sigue haciendo historia

Fuente: Twitter oficial de World Rugby,

Los nipones no quieren pasar desapercibidos en su propia casa, por lo que no paran de realizar sucesos históricos en mundiales. Esta vez, ante Irlanda, quienes eran los número uno del ranking hasta hace dos semanas, consiguieron nuevamente un hecho que quedará para siempre en sus recuerdos. Japón derrotó 19 a 12 a los británicos en el Mundial de Rugby, dejando un resultado totalmente inesperado.

Igual a lo que sucedió en el Mundial del 2015, los asiáticos volvieron a dejar su marca en la historia de este deporte, internacionalmente. En la cita más importante y la más esperada durante años, los locales consiguieron una de las mejores victorias de su historia. Pudieron vencer al seleccionado que llegó a la Copa del Mundo como uno de los candidatos a luchar por el trofeo Webb Ellis. Estos se pusieron esa chapa por terminar la etapa preparatoria como los primeros del ranking de la IRB.

En los primeros cuarenta minutos de acción en el estadio Shizuoka, todo parecía que sería para los irlandeses. La primera llegada al in goal para los europeos fue a los catorce minutos de la primera etapa, pudiendo concretarla. Luego de una serie productiva de pases en ataque, Carty realizó una patada precisa para que Ringrose tome la pelota en el aire y caiga en el ingoal rival. Siete minutos después, el que aumentó el marcador con una nueva conquista para Irlanda fue Kearney.

Japón no pudo apoyar en la primera parte, pero, gracias a las conversiones de Tamura, el conjunto local se mantuvo en marcador y cerró la primera parte del juego abajo por tres. El pateador japonés estuvo perfecto con una eficacia de cien por ciento en tres penales, por lo que dejó el tanteador 12 a 9 para los británicos. Así se cerraban los primeros cuarenta, por lo que todo parecía que se quedaría pintado de verde, al menos por el juego.

El segundo tiempo mostró un nuevo impulso anímico de los nipones, como aquella vez en Inglaterra-Gales 2015. Con el apoyo de su público, los locales fueron a buscar la ventaja en el resultado y pudieron lograrlo de gran manera. Después de una extraordinaria jugada cerca del in goal irlandés, todo terminó de la mejor forma. Varias fases en ataque tuvieron que pasar y, apoyados por la perseverancia, Lafaele le dio un pase mágico a Kenki Fokouka, que voló al try y dejó a los suyos por encima en el score.

Una historia que quedará marcada en la historia tuvo su postre, ya que el número veintitrés no iba a ingresar al juego, pero entró a último momento por la lesión de un compañero de equipo. Este tuvo que esperar pocos minutos para sumar cinco puntos vitales a los suyos, lo que fue esencial en una victoria inolvidable. Tamura mantuvo la efectividad y , además de acertar la conversión, metió un penal que dejó el 19 a 12 final para los anfitriones del Mundial de Rugby.

Una réplica en la historia de los mundiales

De la misma forma en la que los nipones superaron hace cuatro años a Sudáfrica, en la Copa del Mundo del 2015, fueron los verdugos del «Trébol«. Estos llegaron al Mundial como los mejores del mundo, pero luego Nueva Zelanda recuperó el trono. Con este triunfo, los locales llegaron a la cima del Grupo A y se ilusionan con entrar en los ocho mejores del certamen intercontinental. En el partido inaugural del Mundial venció a Rusia y, con este gran resultado logrado, suman nueve unidades, tres más que los irlandeses.