La marca supersónica de una atleta en el mundial de Doha

Fuente: IAAF

Salwa Eid Naser tenía como objetivo derrotar a la favorita y campeona olímpica Shaunae Miller-Uibo para consagrarse por primera vez campeona mundial de atletismo en los 400 metros. Pero la deportista de Baréin hizo mucho más que eso; en el mundial de Doha, no solo se quedó con la medalla dorada, sino que realizó una marca supersónica, la mejor en esta distancia en los últimos 34 años y la tercera mejor en toda la historia.

Naser es nigeriana de nacimiento. De hecho, su nombre original es Ebelechukwu Agbapuonwu. Su madre también es de Nigeria, pero su padre es de Baréin y adoptó esa nacionalidad para llevar adelante su carrera en atletismo. En los últimos años, se convirtió en una de las máximas exponentes en los 400 metros, pero siempre a la sombra de la bahameña Shaunae Miller-Uibo, la vigente campeona olímpica.

La atleta de Baréin salió en esta ocasión con una mentalidad diferente. «Normalmente soy la que persigo», manifestó Naser tras ganar la competencia. «Pero hoy, quería que me persiguieran». Naser salió decidida a tomar el liderazgo de la carrera desde el comienzo y lo hizo con una corrida impresionante. Sobre el final, la bahameña intentó alcanzarla, pero no llegó. El rostro de sorpresa de Naser al ganar la carrera, sin embargo, denunciaba que no solo había ganado el título; había algo más para celebrar.

Esa sorpresa extra era el tiempo que hizo la atleta de Baréin. Frenó los relojes en 48 segundos y 14 centésimas. Ese registro, además de significarle bajar su mejor marca histórica en un segundo, es el mejor tiempo mundial de los últimos 34 años. Más aún: la marca de Naser es la tercera mejor de toda la historia. Y la de Miller-Uibo (48.37), para no quedarse muy atrás, es la sexta mejor en la historia. Y solo le alcanzó para ser segunda.

«Por supuesto que fue una sorpresa», manifestó Naser en referencia al tiempo, pero también a haberle ganado a la bahameña. La representante de Baréin contó que le agradeció a Miller-Uibo después de la carrera, «porque creo que sin ella no hubiera podido correr tan rápido como hice». Para la campeona olímpica, la decepción fue notoria; hizo la mejor carrera de su vida, pero no pudo consagrarse campeona mundial.

El récord mundial en los 400 metros lo tiene Marita Koch (47.60), de la extinta Alemania Oriental, quien lo consiguió en Canberra en 1985. La segunda mejor marca es todavía más antigua, de la checoslovaca Jarmila Kratochvilova (47.99). Las marcas al día de hoy siguen siendo controversiales, ya que tiempo después se reveló que esos países, entre otros, practicaban el dopaje sistemático con apoyo estatal. Sin embargo, como las pruebas antidopaje eran primitivas, no hay pruebas fehacientes de que las atletas hayan ingerido sustancias prohibidas, por lo que sus récords se mantienen.

Hubo un hecho paradójico en el mundial de Doha alrededor de esta carrera que vincula a la campeona olímpica y hoy subcampeona mundial. Maciel Uibo es marido de Shaunae Miller-Uibo. El estonio salió también hoy subcampeón mundial, pero en otra competencia, el decatlón. Lo llamativo es que Maciel corrió los 400 metros en 50.44 segundos y si hubiera hecho el mismo tiempo que su esposa Shaunae (48.37) se habría consagrado campeón mundial.