Despedido: un entrenador de la NFL pierde su trabajo

Fuente: Twitter Redskins

Cinco derrotas en cinco partidos jugados fue demasiado para la gerencia de los Washington Redskins. Jay Gruden dejó de ser el entrenador principal del equipo, según anunció este lunes la franquicia. Su asistente Bill Callahan, entrenador de la línea ofensiva, se hará cargo del equipo de forma interina. Gruden estuvo cinco años como entrenador de los Redskins y en ese período consiguió llevar al equipo a una postemporada en 2015.

«A través de los primeros cinco partidos de esta temporada, el equipo no ha actuado de acuerdo a las expectativas y todos compartimos esa responsabilidad», expresó Washington en un comunicado. «Moviéndonos hacia adelante tenemos el compromiso de hacer todo lo que la organización pueda hacer colectivamente para dar vuelta la situación y darle a los fanáticos de los Redskins un equipo del que puedan estar orgullosos en 2019 y en adelante».

El presidente de los Redskins, Bruce Allen, comentó ante la prensa que despedir a Gruden «fue difícil, pero necesario». Allen manifestó que «teníamos muchas expectativas al inicio de la temporada y es momento de dejar de perder» como razón del despido y confió en que con el cambio los Redskins podrán despegar. O al menos ganar algunos partidos en lo que resta de la temporada. Hasta el momento, Washington cayó en cada uno de los cinco juegos que disputó.

«Bajo el liderazgo de Bill, el programa con el que trabaja y la ejecución y disciplina que pone, creemos que el equipo está en las mejores condiciones para derrotar a Miami Dolphins la próxima semana y para el resto del año», agregó el presidente. Callahan tiene un antecedente exitoso como entrenador principal en la NFL. Fue coach de Oakland Raiders entre 2002 y 2003, año en que llevó a su equipo a competir en el Superbowl.

Uno de los detonantes de la salida de Gruden habría sido la indecisión del entrenador en la elección del mariscal de campo. Gruden le dio la titularidad al veterano Case Keenum y pese al mal arranque no lo cambió por la joven esperanza Dwayne Haskins, seleccionada en el puesto 15° del último draft. Cuando el entrenador echó mano a la joven promesa en el cuarto juego de la temporada, el chico tuvo tres intercepciones. Su era parece inevitable, pero no será con Gruden como entrenador.