La confesión de la cabeza de la Agencia Antidopaje de Rusia

Fuente: Twitter RUSADA

El escándalo de dopaje que sacude a Rusia y pone en jaque su participación en los próximos Juegos Olímpicos suma ingredientes para una receta explosiva. Según reporta el New York Times, la cabeza de la Agencia Antidopaje de Rusia (RUSADA), Yuri Ganus, confesó que se manipularon muestras, algo que la Agencia Mundial Antidopaje (WADA) está investigando y en los próximos días podría traer consecuencias catastróficas para los deportistas rusos.

Antecedentes

Tras la publicación del Informe McLaren, que relató con lujo de detalles el sistema de dopaje con aval del Estado en Rusia, la WADA suspendió a la RUSADA en noviembre de 2015 y conminó a las federaciones deportivas a castigar a los deportistas de Rusia. El Comité Olímpico Internacional tomó una actitud ambigua y cedió el poder a cada federación. Algunas fueron particularmente duras, como la de atletismo, que prohibió la participación de todos los atletas rusos en Río 2016 con la excepción de Darya Klishina, quien llevaba varios años radicada en Estados Unidos.

Tras varios años de distanciamiento, la WADA inició en 2018 un proceso de reencuentro con la agencia rusa. A fines del año pasado, se levantó la sanción que pesaba sobre la RUSADA con varias condiciones. La más importante era entregar antes del 31 de diciembre una cantidad importante de muestras que podrían servir para sancionar a deportistas. La RUSADA lo hizo fuera de tiempo. Entonces no recibió sanciones, pero luego se supo que habría manipulado el material que entregó a la WADA. La Agencia Mundial Antidopaje inició una investigación que podría generar duras consecuencias para los deportistas rusos.

La confesión

Según el New York Times, Ganus confesó durante una conferencia en Estados Unidos que en Rusia se manipularon miles de muestras para proteger la reputación de estrellas del deporte que ahora ocupan cargos importantes en la estructura política rusa y que esa alteración en los controles solo podría haberse hecho por personas de la máxima jerarquía del deporte ruso y con la venia del gobierno.

Resoluciones

El próximo 23 de octubre la WADA decidirá si sanciona o no a la Agencia Antidopaje de Rusia. Las consecuencias podrían ser duras, ya que un fallo en contra con el aval del Tribunal Arbitral del Deporte (TAS) podría castigar directamente a un amplio rango de federaciones y deportistas. El presidente del Comité Olímpico de Rusia, Stanislav Pozdnyakov, declaró hace algunas semanas que «la posibilidad de que el equipo olímpico participe en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 podría estar bajo amenaza».