Sudáfrica y Gales buscan la final del Mundial de Rugby

Fuente: World Rugby

Inglaterra dio la gran sorpresa y venció con una actuación soberbia a Nueva Zelanda, los vigentes bicampeones mundiales, para meterse en la final del Mundial de Rugby Japón 2019. El equipo británico puede encontrarse allí a otro seleccionado de las islas o a un viejo conocido, rival en la final del Mundial 2007: Sudáfrica. El duelo entre la nación del norte y la del sur cierra las semifinales en busca del segundo finalista del torneo.

Un partido táctico

Si el partido entre Inglaterra y Nueva Zelanda se trató de intensidad y dominio del ataque para reducir las posibilidades ofensivas del rival, el duelo entre Sudáfrica y Gales se anticipa como un partido más táctico y cerrado, donde las formaciones fijas y el uso del pie serán fundamentales para que cada selección pueda sacar ventaja, como hizo el conjunto africano contra Japón y el británico ante Francia en los cuartos de final.

«Probablemente sea un festival de patadas», previó Warren Gatland, entrenador del seleccionado galés. Las bajas de jugadores desequilibrantes en ataque como Liam Williams y Cheslin Kolbe permiten pronosticar un partido más cerrado aún. «No será el partido más bonito del mundo. Kolbe es una pérdida para ellos, que no contarán con su habilidad para anotar tries. Nosotros íbamos a desafiarlo por arriba de todas maneras. En este punto del torneo siempre vas a perder un par de jugadores clave y en su caso con Kolbe y en el nuestro con Liam Williams, es uno por uno».

Otro que considera que el juego con el pie será clave es uno de los que lo pondrán a prueba en el partido que se jugarán en el Estadio Yokohama, Handre Pollard, el apertura de los Springboks. «Todos somos conscientes de que probablemente se defina por una patada o un drop. Es una semifinal de rugby, por lo que debes intentar tener la puntería alineada en cada patada. Si no se da, pues no se da», analizó el número 10 de Sudáfrica.

«Se tratará de dos equipos que intentarán descifrar tácticamente el juego del otro», anticipó Pollard, que destacó el tipo de juego que practica Gales, quizás no muy atractivo pero sí efectivo. «No es un plan de juego o un estilo muy vistoso, pero sí que es sofocante. Si caes en su trampa, entonces te impondrán su plan de juego durante los 80 minutos y probablemente no ganes el partido», señaló el apertura. Inglaterra espera en la final al ganador de este partido.