MÁS DEPORTES

Los All Blacks son de bronce

Los All Blacks llegaron al final de un mundial de rugby, pero no jugaron el último partido, sino el anterior; el juego por el tercer puesto. Los campeones mundiales en 2011 y 2015 perdieron sorpresivamente en las semifinales contra el seleccionado de Inglaterra y no pudieron ir por la tercera corona al hilo. Pero al menos se despidieron con un triunfo en el juego por el tercer puesto contra Gales en el final del ciclo de ambos entrenadores.

El partido

Con la gran calidad de los jugadores desperdigada en la cancha, la sorpresa fue que el primer try del partido lo anotara un pilar. Joe Moody puso los primeros puntos del partido para los hombres de negro, que arrancaron con su fiereza habitual. Y rápidamente duplicaron la apuesta con otra anotación, en este caso en una combinación de los de sus mejores jugadores: el medio scrum Aaron Smith conectó con Beauden Barrett para poner el partido 14 a 0.

Gales reaccionó, pero el dominio siguió siendo de Nueva Zelanda, especialmente a partir de lo que hicieron dos de sus jugadores más experimentados: Ben Smith, que anotó dos tries, y Sonny Bill Williams, el jugador de impacto que no pudo ser preponderante en el juego de semifinales contra Inglaterra cuando entró en el segundo tiempo. El resultado final fue 40 a 17 para el equipo oceánico.

Despedidas

El partido marcó la despedida de muchos jugadores importantes de ambos equipos, pero sobre todo de los dos entrenadores, que impusieron una era en el rugby de cada nación. Steve Hansen había dirigido a Gales en el mundial de 2003, donde quedó eliminado en cuartos de final, pero su éxito llegó con la selección de su país, Nueva Zelanda. Al mando de los All Blacks ganó el mundial de 2015 y previamente había hecho lo propio como asistente de Graham Henry en 2011.

Por el lado galés, su rival de la jornada también tuvo impacto en su propio desarrollo, pues el entrenador que dirigió sus destinos durante más de una década también es de ese país. Warren Gatland dirigió a Irlanda en el mundial de 1999, pero su mejor etapa fue al mando del equipo galés, al que dirigió en tres mundiales. Consiguió el cuarto puesto en Nueva Zelanda 2011, se quedó en los cuartos de final en la siguiente cita, el Inglaterra 2015, y volvió a meterse en semifinales con la mejor clasificación histórica del país en Japón 2019.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar