MÁS DEPORTES

La número 1 del mundo gana el premio más grande en la historia del tenis

Ashleigh Barty llegó a las finales de la WTA en Shenzhen con la certeza de que se iría de allí como la número 1 del mundo hasta 2020. La australiana, sin embargo, fue por más, y terminó ganando el torneo de maestras que cierra la temporada del circuito femenino. El detalle: al salir campeona se lleva el premio más grande en la historia del tenis. Había 14 millones de dólares en juego y Barty embolsa 4.4 millones, más que cualquier otro tenista, varón o mujer, en cualquier torneo de la historia.

La tenista australiana derrotó este domingo a la ucraniana Elina Svitolina, defensora del título, por 6-4 y 6-3. Es la primera victoria de Barty sobre Svitolina en seis enfrentamientos, aunque no es casualidad que lo haya conseguido en su año de explosión en el circuito. Arrancó la temporada con el objetivo de entrar al top 10 y terminó ganando un Grand Slam, las finales de la WTA y es dueña del número 1 del mundo hasta 2020.

Barty arrancó su camino en Shenzhen con un triunfo valioso ante la suiza Belinda Bencic, tras perder el primer set del juego. Luego sufrió una derrota inesperada a manos de la holandesa Kiki Bertens, que había ingresado como suplente tras la lesión de la japonesa Naomi Osaka. La australiana pudo clasificarse gracias a una buena victoria contra la checa Petra Kvitova y se metió en la final al vencer a otra checa, Karolina Pliskova.

La historia de Barty es particular. Emergió como un talento juvenil y se consagró campeona de Grand Slam en dobles, pero las presiones condicionaron su juego y no pudo desarrollarse como se esperaba a nivel individual. Decidió tomarse un descanso del tenis y se dedicó al cricket. Pero volvió y a los 22 años tuvo la mejor temporada de su carrera: ganó cuatro títulos: Roland Garros, Miami, Birmingham y las finales de la WTA en Shenzhen.

Barty es la primera número 1 del mundo que sale campeona de un torneo desde que Simona Halep lo hiciera en Montreal 2018. Pero el logro de la australiana no cierra su temporada. La próxima semana podrá festejar su consagración en casa con otro objetivo: la final de la Fed Cup contra Francia. Por lo pronto, ya tiene un Grand Slam, el título de maestra, el número 1 del mundo y el premio en metálico más grande de la historia.

Comentá con Facebook

Etiquetas
Botón volver arriba
Cerrar