El peleador de UFC que está revolucionando el presente de la disciplina podría verse las caras contra el campeón del mundo de semicompleto en Boxeo. Este sábado ha sido glorioso para ambos, ya que los dos se han quedado con el cinturón en sus respectivos combates. Jorge Masdival se midió contra Nate Díaz en el Madison Square Garden, mientras que Canelo Álvarez se llevó el nocaut del fin de semana ante Sergey Kovalev, en el MGM.

Dos de los mejores peleadores de peso wélter de Ultimate Fighting Championship protagonizaron un sangriento combate, el que sólo duró tres rounds de los cinco que presentaba. El médico le impidió al más polémico de los hermanos continuar por un profundo corte en la ceja de su ojo derecho, siendo algo mayor al que tenía en el pómulo del mismo sitio. Además, al culminar el espectáculo, se difundió una foto con la cantidad de puntos de sutura que debieron darle.

Nate nunca encontró la manera de terminar de corromper la gran defensa de su rival, aunque pudo impactar de gran manera en algunas oportunidades. De todas maneras, Jorge lo derribó en varias oportunidades y hasta lo obligó a levantarse del piso para pelear de pie. En la lona no era la forma más fácil de vencer a Díaz y eso lo sabía, por lo que prefería pelear de pie. Caso contrario, el derrotado intentaba tener la chance de alguna sumisión o toma que le dé la pelea desde su fuerte.

Faltaba poco menos de cuatro minutos para que culmine la cita, cuando un extraordinario impacto del latinoamericano la historia. Saúl Canelo Álvarez parecía estar complicado en las tarjetas contra Sergey Kovalev, cosa que se veía desde el primer acto, pero encontró la mano precisa, la que fue la salvadora y lo acompañó al quedarse con el cinturón. Gran expectativa había en la previa para este duelo, el que no dejó deudas por ningún lado.

A sus treinta y seis años de edad, con 183 centímetros y poco más de setenta y nueve kilogramos, la resistencia del ruso se perdió por un instante y eso fue clave. Con el golpe de izquierda, las piernas de Sergey perdieron demasiado equilibrio y fue allí cuando el pugilista azteca decidió darle fin al trámite. Ese instante fue el que rompió con todo lo que se había visto anteriormente, en los once rounds anteriores. Pocos segundos después, la cita estaba terminada.

La posibilidad del combate entre ambos

«Es algo que lo iba a decir después, pero se lo digo primero al público latino mío. Si Dios me da la oportunidad de ganar este cinturón, lo quiero ir a defender contra Canelo Álvarez, sería un honor, el tipo es un animal, es bien destacado en su deporte. Si gana su pelea y Dios me da la victoria a mí, me encantaría entrar al boxeo y enseñarle al mundo todos los talentos míos que yo tengo», fue lo que expresó Masvidal, antes de su victoria en el octágono.

Al concluir la conferencia de prensa previa al duelo contra el ruso en Las Vegas, Canelo fue consultado acerca de esas palabras: «¿Todos quieren una pieza del pastel verdad? Como lo dije, si es un negocio, porque lo vería como negocio y no una pelea, el que venga a boxeo, que venga. Si yo me meto en su deporte no tendré nada que hacer y si él se mete al mio tampoco tendrá nada que hacer», fue la respuesta de Álvarez, dando por sentado que Jorge no tendría oportunidad de vencerlo en el ring.