Australia y Francia juegan la final de la Fed Cup, el Mundial del tenis femenino

Fuente: Twitter oficial de Roland Garros (@rolandgarros).

La Fed Cup jugará este fin de semana la última final con su formato tradicional. Como ocurrió con la Copa Davis, el próximo año habrá una nueva estructura de competición con una sola ciudad como sede para las finales del evento. Australia busca ganar su primer título en 45 años jugando en casa con la número 1 del mundo, mientras que Francia busca dar la sorpresa y ganar su primera copa en 16 años.

Con la mejor y en casa

Perth ha sido en las últimas décadas la sede de la Copa Hopman, certamen de exhibición mixto que funcionaba como preparación para el Abierto de Australia en la primera semana de cada año. Desde 2020, la copa se reemplazará por la ATP Cup, pero antes de eso verá a las mejores tenistas del mundo una vez más. Perth fue elegida como sede para que Australia consiga su octava corona de Fed Cup, aunque sería la primera desde 1974. Las oceánicas no jugaban una final desde 1993.

Buena parte del logro australiano se debe a Ashleigh Barty, la número 1 del mundo que acaba de ganar el mayor premio monetario de la historia del tenis en las finales de la WTA. Barty se cargó al hombro al equipo australiano ganando todos sus partidos en individuales y también en dobles junto a Samantha Stosur, una experimentada jugadora de 35 años, excampeona del Us Open y múltiple campeona en dobles. Ambas son la esperanza de Australia para conquistar el título, pero no la tendrán tan fácil.

Francia, por la sorpresa

El equipo francés es capitaneado por Julien Benneteau y llega a Perth con una formación conocida, que no está en su mejor momento, pero siempre se agranda jugando para su país. Kristina Mladenovic y Caroline García son las principales espadas del conjunto galo. Ambas conformaron una de las mejores duplas del mundo hace un par de años, aunque luego se distanciaron. Su apuesta será ganarle los partidos individuales a la segunda raqueta australiana e imponerse en el dobles para levantar la copa.

Por la historia

República Checa (2011, 2012, 2014, 2015, 2016, 2018), Italia (2006, 2009, 2010, 2013) y Rusia (2004, 2005, 2007, 2008) han hegemonizado los títulos de Fed Cup en este siglo, por lo que la final entre Australia y Francia es histórica. Lo es, además, porque será la última con el formato tradicional de competencia. A partir de 2020, se jugarán las finales en una sola ciudad, que primero será Budapest; allí, durante una semana de abril, chocarán los mejores 12 equipos del mundo por el título por naciones más importante en el tenis femenino.