El día que Márquez sacó el carnet para conducir

Marc Márquez viene de consagrarse campeón mundial de MotoGP, lo que significó su octavo título en la categoría. Es por eso que el español se ha convertido en uno de los mejores pilotos de la historia, y el de mejor rendimiento en la actualidad. Pese a ser un amante de la velocidad, en su vida cotidiana mantiene la calma y no insta a correr sobre las calles de Barcelona. De hecho hace poco sacó su carnet de conducir motocicletas.

En una entrevista, reveló lo que siente cuando maneja fuera de los circuitos de competición. «Le encuentro algo diferente. Cuando tengo que ir a Barcelona o un trayecto dentro de la ciudad todo ayuda. Pero lo coges con un rol distinto. Cuando voy con mis amigos hacemos una rutilla. Con la moto por la calle no me pico. Yo les digo a mis amigos que si quieren yo pago y vamos al circuito. Pero les insto a que vayan al circuito a correr, no fuera», comentó.

También contó lo que sucedió cuando fue a sacar su permiso de conducir. «Me examiné en Lérida y ya habían avisado antes. Fui con mi hermano. Nos dijeron que fuéramos cuando estuvieran acabando para estar solos. Estaba el examinador cuando llegamos y estaban también el hijo, el primo, la prima. Nos hicimos fotos. Y yo pensé que después de todo eso de las fotos y de estar solos no dirían que adelante. Pero no fue así. Nos pusimos las protecciones, el casco y los guantes e hicimos la prueba», confesó.

Por otra parte, aseguró que se le da mejor conducir dentro de una competencia. «Me siento más seguro en el circuito porque es algo que he hecho desde pequeño. Además, el nivel de seguridad ahora es altísimo. Siempre hay riesgo y siempre existirá el riesgo. Todos vamos en la misma dirección y todos somos profesionales. Mientras que en la calle el problema no lo eres tú. El riesgo son los demás. Además hay cosas imprevistas que te puedes encontrar en la carretera», explicó.

Por último, resaltó que ahora posee la madurez para ir tranquilo fuera de las pistas. «Hace cinco años mi madre me decía: «Tú no puedes tener el carnet de moto». Y es que yo era o todo o nada. Ahora con el paso de los años, y ya sé que soy joven porque tengo sólo 26, me veo diferente. He recapacitado. Soy consciente de los riesgos que hay. Me sorprendo a mí mismo de lo paciente que puedo llegar a ser. Ahora voy relajado, algo que era imposible hace cinco años», concluyó.