Maria Sharapova cambia para volver a triunfar

Fuente: Twitter Sharapova

Maria Sharapova es una de las mejores tenistas de la historia, pero hubo un antes y después en su carrera del que no ha podido recuperarse. La suspensión por dopaje que la tuvo más de un año fuera de las canchas le quitó continuidad y desde entonces las lesiones y el paso de los años han mermado su rendimiento, que está lejos de los primeros puestos del ranking. Por eso, pensando en volver a triunfar en 2020, Sharapova hizo un cambio determinante.

La rusa va a ser entrenada por Riccardo Piatti, uno de los más destacados del circuito masculino, que nunca ha trabajado con mujeres. Piatti terminó su relación con el croata Borna Coric para ser el entrenador de Sharapova y al mismo tiempo seguirá junto a Jannik Sinner, la joyita del tenis italiano que en estos días deslumbra en las finales de la Next Gen en Milán. El propio Sinner ha sido compañero de entrenamiento de Sharapova y reveló sus conversaciones con la rusa. «Le pregunto si de joven era de esperar el error del oponente y ella me dice que siempre era la que atacaba».

Sharapova sorprendió al mundo al ganar Wimbledon con apenas 17 años al derrotar en la final ni más ni menos que a Serena Williams en el inicio de una rivalidad que luego sería escandalosamente favorable para la estadounidense, que solo perdió dos partidos en su vida con la rusa. Maria es solo una de las siete jugadoras que en la era abierta (desde 1968) consiguieron ganar títulos en todos los Grand Slams. La rusa tiene cinco en total, ya que se impuso dos veces en Roland Garros, aunque su última corona grande data de 2014.

«La próxima temporada acompañaré tanto a Maria como a Sinner en los torneos. Hemos trabajado mucho en los últimos meses y ahora incluso su lesión se ha recuperado. Está bien y se ha esforzado mucho para volver a ser competitiva», declaró en las últimas horas Riccardo Piatti. La rusa se prepara en Bordighera, una ciudad costera de Italia en el límite con Francia. Allí se recupera de una lesión en el hombro, una zona del cuerpo que complica su carrera desde 2008, cuando debió operarse.

«Nos centramos mucho en la técnica y en los disparos para tratar de poner orden en su juego, incluso con la ayuda del análisis de video», dice Piatti, que encontró a una jugadora muy receptiva. «Desde el exterior parece una persona fría y hostil, pero en cambio es una chica amable. Es aplicada y le gusta aprender. Nunca había entrenado a mujeres, pero con ella hice una excepción, será un buen desafío. Si continúa sintiéndose bien, podrá hacer cosas buenas gracias a su estabilidad mental », dice el entrenador italiano. Maria cambia para volver a triunfar. ¿Podrá hacerlo?