Connect with us

Hi, what are you looking for?

MÁS DEPORTES

NFL: Partido entre Browns y Steelers se interrumpió por una brutal pelea

Suceso lamentable en el emparrillado

Fuente: Pittsburg Steelers

El partido entre Cleeveland Browns y Pittsburg Steelers por la semana 10 de la NFL fue protagonizado por una salvaje pelea entre Myles Garrett y Mason Rudolph, que llegó incluso a los cascazos. Los equipos tuvieron que intervenir para separar la pelea, que claramente tendrá fuertes repercusiones por parte de las autoridades de la liga. Se esperan fuertes sanciones contra los jugadores, especialmente para el defensivo de Cleeveland.

Golpe con el casco

El FirstEnergy Stadium fue protagonista de una salvaje pelea entre el defensivo de Browns, Myles Garrett y el quarterback de Steelers, Mason Rudolph, en el que el jugador local logró arrancarle el casco al mariscal contrario y propinarle un fuerte golpe en la cabeza, causando una gran euforia en otros jugadores que le fueron encima al ver lo sucedido. Luego de algunos segundos de caos, los jugadores implicados fueron separados.

El gran señalado del altercado fue Garrett, quien perdió los papeles al golpear con el casco al quarterback de Steelers. El jugador fue inmediatamente expulsado del encuentro y se espera una dura sanción por el acto de violencia totalmente desmedida. Por parte de Pittsburg, Larry Ogunjobi fue expulsado por arremeter contra el defensivo de Cleeveland luego del cascazo a su mariscal, propinándole patadas mientras estaba en el suelo.

Fuente: Fox Sports

Garrett se arrepiente

Minutos después del encuentro, Myles Garrett fue interceptado por la prensa y fue cuestionado por el ataque con el casco contra Rudolph, mostrándose arrepentido por lo que había hecho. «Cometí un error, perdí la cabeza y estoy arrepentido. Esto tendrá consecuencias para el equipo. Agradezco que el equipo me apoye, pero las cosas nunca tuvieron que llegar a ese punto. Es mi culpa».

El quarterback de los Browns, Baker Mayfield también atendió a los medios de comunicación luego de lo sucedido, y no excusó a su compañero por la agresión con el casco. El jugador mostró su rechazo a la pelea ocurrida sobre el final del encuentro, dando seguridad de que habrá suspensiones. «Es imperdonable. Rivalidad o no, no podemos hacer eso. Eso es dañar al otro equipo. No tiene excusa. La realidad es que será suspendido».