Tsitsipas, campeón incrédulo: «No tengo idea cómo hice para jugar tan bien»

Fuente: Twitter ATP

Stefanos Tsitsipas venció a Dominic Thiem por 6-7 (6), 6-2 y 7-6 (4) y se consagró campeón de las finales de la ATP en Londres. El griego, que hace un año ganó el mismo título pero entre los juveniles, cierra su temporada de aceptación como una de las mejores raquetas del mundo a los 21 años con el título más importante de su carrera. Uno que todavía no sabe muy bien cómo hizo para conseguir en una final increíble.

«No tengo idea cómo hice para jugar tan bien en el segundo set», dijo Tsitsipas tras su consagración como maestro. Es que el griego había perdido por diferencias mínimas el tie break del primer set en un partido muy igualado y, pese a su juventud, lejos de amilanarse partió desde la desventaja para mostrar lo mejor de su repertorio en el segundo parcial y continuar así en el comienzo del tercer set, hasta que aparecieron algunos errores y el partido volvió a emparejarse.

Tsitsipas asigna lo mejor de su tenis a una cuestión mental. «Creo que mi mente estaba en estado de tranquilidad y no pensaba demasiado, lo que llevó a un gran rendimiento en el segundo set. No le di muchas opciones para jugar, creo que jugué a un nivel excelente en ese parcial». El griego no pudo mantener ese nivel excelso hasta el final del partido y debió luchar par alzar el trofeo de campeón.

«Fue muy frustrante para mí jugar con esos nervios por primera vez en un evento tan grande», lamentó el griego, que en el mejor momento del campeonato, cuando se encontraba 3 a 1 arriba en el tercer set de la final, cometió un par de errores que complicaron el cierre del partido. «No pude manejarme para controlar la ventaja. Debimos ir al tie break y estoy muy contento de mi rendimiento y de la capacidad de lucha que mostré en la cancha».

Tsitsipas comenzó el año dando la campanada en el Abierto de Australia al vencer a Roger Federer en cuartos de final. Después ganó su segundo título ATP en Marsella y llegó a la final de Dubái, donde cayó ante el suizo. Realizó una gran gira de polvo de ladrillo, ganando en Estoril y siendo finalista en Madrid, donde perdió con Novak Djokovic. Después de Roland Garros tuvo un bajón de rendimiento, pero se recuperó en la parte final del año al llegar a la final de Beijing, donde perdió con Thiem. En el último torneo de la temporada, se tomó revancha para lograr el título más importante de su carrera.