Pella dio el batacazo y puso arriba a Argentina

Argentina dio el primer golpe ante España en los cuartos de final de la renovada Copa Davis 2019. En la Caja Mágica de Madrid, en el primer duelo, Guido Pella batalló arduamente para llevarse la victoria ante Pablo Carreño Busta por 6-7(3), 7-6(4) y 6-1. El punto inicial quedó del lado albiceleste, obligando al local a ganar los siguientes dos si quiere pasar a semifinal. El próximo single será entre Diego Schwartzman y el número uno del ranking, Rafael Nadal.

La palabra de Pella

El nacido en Bahía Blanca elaboró una gran hazaña al obtener el primer punto ante el combinado local. «Fue durísimo. Antes de entrar, me hizo acordar mucho a la sensación que tuve contra Edmund en la semifinal de Gran Bretaña. Sabía que mi punto era importante porque está Rafa. Obviamente, sé que Diego es muy bueno en esto, que estuvo muchas veces muy cerca. Pero yo sentía que tenía la responsabilidad de darle un poco de tranquilidad», expresó.

Sus sensaciones

En la manga inicial, Carreño sacó para el set, pero Pella lo levantó aunque, al final, se lo llevó el español en el tie break. La misma fórmula, pero invertida, se dio en el segundo, donde el argentino mostró grandes signos de valentía. «Creo que, después del primer set, no me caí en ningún momento. Estuve en permanente contacto con Gastón desde afuera. Él y Sergio Vigil me ayudaron un montón y, obviamente, la gente, que está en otro nivel», manifestó.

Lo que habló con su capitán

Luego del encuentro, el tenista de 29 años reveló que Gaudio lo hizo renunciar a su manera de jugar para este duelo. «Hablamos antes del partido y le dije que ya conocía mi esencia, que hoy le prometía hacer lo que él quisiera, pero que iba a tener que bancarme porque podía salir cualquier cosa. La realidad es que estuve peleando mucho contra mi propio estilo, que es el contragolpe. Pero Gastón me dijo: ‘Si contragolpeás, perdemos'», sostuvo.

Asimismo, Pella reconoció su despliegue: «El primer set me costó un poco más, pero después me adapté a esa idea de juego. Por suerte, pude cerrar el segundo en el tie break y, después, se me hizo más fácil. Igualmente, fue durísimo». Ahora, hinchará por Schwartzman en el segundo partido de la serie: «Le tengo mucha fe a ‘peque’. De nosotros, es el que estuvo más cerca de ganarle. Es Copa Davis, no sabemos lo que puede pasar. Voy a ir a alentarlo y a recuperar, por las dudas».