El calvario que vive Casey Stoner con su estado de salud para competir en MotoGP

El experimentado piloto australiano de MotoGP dialogó con la prensa y comentó algunas de las malas pasadas que le está jugando su estado físico en estos momentos, lo que no lo deja competir en ninguna modalidad deportiva por el momento. Casey Stoner ha tenido años impresionantes en la categoría reina del motociclismo, pero el mismo ha vuelto a sufrir un síndrome de fatiga crónica, lo que le impide desarrollar actividades de manera normal, cosa que lo ha dejado verdaderamente muy triste.

«No he rodado en karting en más de un año y eso realmente me pone muy triste, es algo que sinceramente amo. Ya no tengo la energía para hacerlo y me cuesta mucho sentirme bien para intentarlo. No tengo la energía para pilotar, y hacerlo me haría tener que quedarme una semana entera en el sofá. No estoy pudiendo hacer cosas con las que disfruto mucho. Ha sido un poco frustrante. No he hecho tiro con arco en probablemente diez meses o más», comenzó diciendo.

«La primera vez que estuve en una moto de carretera desde aquel test de enero del año pasado, fue hace solo un par de semanas, cuando estaba en Estados Unidos, durante mi cumpleaños, en un evento de Alpinestars. Rodamos un poco con unos cuantos chicos, pero no he podido ser yo mismo y eso realmente lastima mucho. No apretamos ni nada, pero me afectó lo suficiente para seguir. Realmente no es un buen momento para mí, no me siento bien así», añade el experimentado piloto.

Casey ha admitido que su dolencia es una fatiga crónica que le impide mantenerse en forma y saludable, por lo que dijo: «Tengo un problema por el cual mis costillas se salen con frecuencia y están conectadas a las vértebras. Se salen de lugar y eso me destroza la espalda. Ya tengo fugas en los discos. Eso ejerce presión sobre mi disco vertebral y hace que salga un poco de líquido, lo cual ejerce presión sobre el nervio y me provoca espasmos. Y tiene que volver a pasar una semana larga hasta que pueda de nuevo coger algo de peso».

«Estos últimos meses he estado mejorando con algunos medicamentos nuevos que estoy tomando, pero aún no estoy cerca de volver a entrenar y salir y hacer cosas. Al contrario, me deja en el sofá durante una semana más o menos, o al menos cuatro o cinco días, y eso hace que sea difícil también para mi mujer», culminó diciendo Stoner, admitiendo haber manifestado una leve mejoría en su estado físico y de salud, lo que también podría ayudarlo a crecer en lo mental y psicológico.