Fuente: Instagram oficial de Marc Márquez.

El piloto español de Repsol Honda, Marc Márquez, habló con la prensa y no ocultó que el test ha sido más positivo para otros que para él, teniendo en cuenta la operación cercana que tiene en su hombro derecho. Con todo, más allá de tener aún dañado su cuerpo, y formando parte de la segunda caída en dos días, pudo sacar buenos resultados y varias ideas para lo que viene. Actualmente no puede sacarse de encima el dolor en su brazo y se rumorea una posible nueva operación.

«En otras condiciones habría podido salvar la caída, pero con el hombro como está no era el caso. He llevado mi cuerpo al límite. Honda tiene que seguir trabajando y apretando porque las demás marcas han mejorado. Los rivales han dado un pasito porque Yamaha y Suzuki han mejorado. Hemos dado pasos pero tenemos que seguir trabajando. Esperaba encontrarme mejor. Mi deltoides derecho está al sesenta por ciento», indicó el seis veces coronado en la categoría reina de motos.

«A mediodía estaba destrozado, por la tarde volví a salir pero sufrí una caída porque ya me faltaba la energía. He llegado al límite con mi cuerpo porque por la mañana forcé un poco más. La posición del cuerpo aún no es la que me gustaría. Hemos hecho una gran mañana y lo hemos intentado por la tarde. Cuando he parado ya he dicho que no puedo dar indicaciones demasiado precisas porque no piloto al máximo», comenzó diciendo el octacampeón del mundo.

Durante los test de Sepang, el propio Marc se refirió al problema con el deltoides derecho: «Pensaba que ese músculo no era tan importante como lo es. Está al 60 por ciento y hay que ver cómo reacciona el hombro después del esfuerzo de todos estos días. Primero intentamos ganar movilidad, luego trabajamos para tratar de ganar fuerza en los músculos, pero entonces vimos que en uno de los músculos más importantes, el deltoides, el nervio estaba como algo dañado. Es algo que puede pasar en una operación, no es un error, y empezamos a trabajar muy duro con otros músculos para compensarlo».

Márquez sacó su móvil del bolsillo y leyó ante la prensa el tiempo exacto que había precisado en su rehabilitación, la que aún no termina y no se siente en óptimas condiciones para comenzar un nuevo año de competencia extrema. «Llevamos diez semanas, noventa y dos sesiones y doscientos cincuenta horas de recuperación. Mi fisio me ha pasado estos datos. Francamente, esperaba encontrarme mejor al llegar aquí, cosa que no puedo decir hoy en día», cerró el octacacmpeón del mundo.