Connect with us

Hi, what are you looking for?

MOTOR

Álex Crivillé detalla su relación con el mítico Ángel Nieto

La serie documental «Inside Álex Crivillé» dedicó una entrega a la figura del mítico Ángel Nieto, donde el embajador AMV Seguros relató en primera persona el primer encuentro con su ídolo de infancia de MotoGP.

Álex Crivillé.
Álex Crivillé.

La serie documental «Inside Álex Crivillé» dedicó una entrega a la figura del mítico Ángel Nieto, donde el embajador AMV Seguros relató en primera persona el primer encuentro con su ídolo de infancia de MotoGP. Bajo el título Ángel Nieto, pasión y corazón, el ex corredor recordó la ayuda que le prestó el 12+1 veces campeón del mundo y su relación de amistad profunda que se afianzó con el paso de los años. De esta forma, dejó en claro las sensaciones que le dejó su relación con él.

«Cuando era pequeño, mis ídolos eran Ángel Nieto y Ricardo Tormo. También me gustaban mucho Freddie Spencer y Kenny Roberts, pero Ángel era un piloto especial y ya había sumado sus 12+1 títulos. A Ángel lo tenía en los pósteres de mi habitación y era una pasada. Recuerdo que cuando Ángel se retiró en Derbi en 1986, coincidió que yo entré en la misma marca en 1987», comenzó diciendo el embajador, haciendo foco en sus primeros pasos como corredor.

«A Ángel lo conocí en el circuito de Calafat, donde yo justamente estaba corriendo el Critérium Solo Moto. Ellos estaban haciendo una prueba del Super Prestigio y él corría con Derbi. Me acuerdo que fue en 1986 y tuvo una caída muy fea, un highside, en las eses de Calafat. Yo estaba ahí. Fue una de sus últimas carreras; me acuerdo perfectamente. A partir de ahí, ya nos fuimos conociendo. Él se retiró y yo empecé a entrar en el Mundial», sumó también a sus dichos.

Por su parte, Álex dijo lo siguiente: «Cuando empecé a competir en el Campeonato del Mundo, él hizo un equipo en 250cc con Alberto Puig y el patrocinador era Julio Iglesias; era un macroequipo. Cuando conocí a Ángel de verdad fue cuando trabajamos juntos en Televisión Española. Ahí es cuando realmente conocí a Ángel como persona. Yo era muy pequeño cuando Ángel corría, pero me contaban que era superlisto y ágil. Sabía muy bien manejar las cartas».

«Nos contó que en una carrera tenía problemas en la moto e intentó parar la parrilla. Sacó las herramientas y las bujías, las tiró por el suelo, comenzó a decir ‘Mi moto no va bien’ y consiguió retrasar la carrera. Aparte de rapidísimo, era un tipo muy ágil en situaciones extremas. Era una gran persona, un amigo de verdad en el paddock y siempre intentaba darte consejos. Era uno de los tipos más queridos de todo el paddock», cerró Crivillé, dejando una buena entrega del mítico piloto.