Connect with us

Hi, what are you looking for?

FORMULA 1

Las sospechas en Ferrari no paran de crecer

La confianza entre sus pilotos se pierde y los aficionados ya no tienen paciencia, quieren ganar.

Ferrari

El rendimiento actual de la escudería Ferrari no es novedad alguna. Tras los resultados que esta obteniendo el equipo italiano en la temporada, los cambios en la estructura no tardaron en venir. Sebastian Vettel no continuará el próximo año, ya que Carlos Sainz tomará su lugar. Además su director deportivo Mattia Binotto es el blanco de las críticas y está en la cuerda floja.

Los resultados de los entrenamientos libres y la clasificación, confirmaron el rendimiento que estaba trayendo el equipo. Vettel parece que tiene un coche de otra categoría, comparado con el de su compañero. Una de las imágenes del fin de semana es la de la primera tanda de entrenamientos del viernes, donde el alemán no pudo girar debido a un problema en el radiador del Ferrari. Al bajarse del coche, el propio Vettel tuvo que hacer de mecánico y ensuciarse las manos.

Distinta fue la realidad para Charles Leclerc, este sábado logró la mejor clasificación del equipo. El monegasco será cuarto, detrás de Max Verstappen e intentará llevarse un podio que hoy parece difícil, teniendo en cuanta el nivel de los rivales. Tan malo es el coche, que el equipo Williams (el peor de la última temporada), es más rápido en velocidad punta que los de Maranello.

El día que Vettel perdió la confianza

Vettel sin duda ya no es el primer piloto del equipo, y la prioridad la tiene Leclerc. La confianza en el alemán comenzó a caer tras la temporada 2018, dónde el rendimiento de la primera mitad del campeonato estaba hasta por encima de los Mercedes. El alemán venía liderando el campeonato, hasta el Gran Premio de Alemania, donde tuvo un accidente cuando lideraba la carrera. Esta victoria podría haber sido el jaque en la carrera por el titulo y volver a llevar a Ferrari a la gloria, después de 10 años.

El último piloto que estuvo cerca de llevarse el título fue Fernando Alonso. El asturiano llegó en 2010 y se asentó rápidamente en el equipo italiano. Ganó su primera carrera con el traje rojo. El español llego con ocho puntos de ventaja sobre Mark Webber a la última prueba, pero tras una mala estrategia de Ferrari y la imposibilidad de Webber de ganar, Vettel se llevó el titulo inesperadamente. Con la llegada de Sainz, Ferrari busca volver a los viejos tiempos, aunque sin un coche competitivo, esto será difícil.