Connect with us

Hi, what are you looking for?

MOTOR

Decisión histórica: ¿Qué pasará con las 500 Millas de Indianápolis?

Finalmente la organización del evento tomó una decisión sobre el momento sanitario del país norteamericano

Indy

La pandemia mundial por coronavirus (COVID-19), llevó a suspender la mayor parte de los deportes de todo el mundo. El automovilismo no fue la excepción, y las categorías están retornando con todos los protocolos de seguridad disponibles. Es por esto, que las 500 Millas de Indianápolis tomaron una decisión que marcará un antes y un después en la organización de la carrera.

Finalmente y tras varios meses de debate entre los organizadores y dirigentes de salud de Estados Unidos, se decidió que la 109° edición de la competencia se desarrolle sin publico en las tribunas. «Desde nuestro anuncio del 26 de junio, el número de casos en el Condado de Marion se ha triplicado mientras que la tasa de positividad se ha duplicado”, fue una de las respuestas de la dirigencia estadounidense. La carrera contará con pilotos de la talla de Fernando Alonso, o de Takuma Sato.

Además de la decisión de no tener público en las gradas, se decidió que la actividad deportiva se reduzca un día por razones logísticas. La organización pretendía comenzar con el rugir de los motores, el día 11 de agosto, pero finalmente será una jornada más adelante. La categoría pretendía que se permita el ingreso de un 25% de publico permitido. El Circuito de Indianapolis tiene capacidad total para 375.000 personas. Es el recinto deportivo más grande del mundo.

El comunicado de la categoría

“Esta decisión difícil se tomó luego de una cuidadosa consideración y una extensa consulta con los líderes estatales y municipales. Incluso con precauciones significativas y cuidadosas implementadas por la ciudad y el estado, las tendencias de COVID-19 en el Condado de Marion e Indiana han empeorado». Así Comienza la carta, que esta firmada por Roger Penske, director de las 500 Millas de Indianapolis.

Ademas, desde el circuito destacó que «desde el comienzo de la pandemia dijimos que pondríamos la salud y la seguridad de nuestra comunidad en primer lugar, y si bien acoger a espectadores con una capacidad limitada con nuestro sólido plan establecido era apropiado a fines de junio, no es el camino correcto basado en el entorno actual». Será la primera vez en 104 años, que los aficionados estadounidenses no podrán asistir al legendario circuito.