Connect with us

Hi, what are you looking for?

FORMULA 1

Ayrton Senna y el día más triste en la historia de la Fórmula 1: Gran Premio de Imola de 1994

El recuerdo de la muerte De Roland Ratzenberger y Ayrton Senna

Ayrton Senna

Este fin de semana la Fórmula 1 regresa al histórico circuito Enzo e Dino Ferrari de Imola. Tras catorce años, el trazado italiano será hogar de una carrera de la máxima categoría. Sin embargo, el circuito es recordado por una de las tragedias más importantes de la que se tenga memoria: la muerte de Roland Ratzenberger y Ayrton Senna el 1° de mayo de 1994.

Todo comenzó el 29 de abril de 1994. Durante esos años, la Fórmula 1 tenía dos sesiones clasificatorias debido a la gran cantidad de autos que disputaban los grandes premios. En total eran 28 coches que podían correr el domingo. En esta prueba, Rubens Barrichello tuvo el peor accidente de su carrera. Luego de un despiste voló a unos 220 kilómetros por hora contra el paredón. Sin embargo, solo tuvo un brazo y la nariz rota.

La primera muerte

Tras el susto del día anterior, había comenzado con normalidad la clasificación del sábado. Sin embargo, la tragedia llegó a Imola rápidamente. El austríaco Roland Ratzenberger impactó fuertemente en una curva. Ratzenberger murió en el acto como consecuencia de una rotura en la base craneal. Estaba disputando su tercer Gran Premio en la Fórmula 1. Irónicamente, Ratzenberger se hubiera clasificado a la carrera del domingo con un coche muy lento.

La muerte de Senna

La muerte de Ratzenberger debería haber sido motivo suficiente para cancelar la carrera del domingo. Las leyes italianas dicen que ante una tragedia en un evento deportivo, este debe suspenderse. Sin embargo, se decidió lo contrario. Ayrton Senna había planteado la posibilidad de no competir tras la tragedia del sábado.

El brasileño largaba primero y un accidente motivó la salida del auto de seguridad por siete vueltas. Al retornar a la velocidad, el Williams que conducía Senna se descontroló e impactó con la histórica curva Tamburello. A 306 kilómetros por hora se estrelló con el muro de neumáticos. Según los reportes, la barra de dirección del volante se partió y esto provoco el incidente. Con 34 años, se apagaba la llama del mejor piloto de la historia.