Connect with us

Hi, what are you looking for?

FORMULA 1

Para Toyota la gloria y para López una gran amargura

El argentino tenía en sus manos el triunfo pero una pinchadura y luego un error del equipo, lo privaron de hacer historia en Le Mans

En el automovilismo hay momentos que no tienen explicación. El destino juega cartas inentendibles y solo resta aceptar la realidad. Tal vez un grado de resignación y rápidamente a pensar en el futuro, aunque parezca mentira que las cosas se dan de una forma aun cuando se estudió y planificó todo minuciosamente y al detalle cada cosa.

Así fue la edición número 87 de «Las 24 Horas de Le Mans» para Jóse María López junto a sus compañeros de tripulación, Mike Conway y Kamui Kobayashi. Estaba todo planeado. Se pensó cada minuto de la carrera y se trazó un plan que se fue cumpliendo con los diferentes obstáculos que propuso la prueba. Se sortearon las adversidades y se fijó el objetivo final.

Pero el destino quiso jugar su última carta y faltando una hora para la bandera a cuadros, un neumático se pincho y las condiciones cambiaron. El cordobés «Pechito» López tuvo que ir a los boxes a marcha lenta y perdió la primera posición en manos del auto número 8 que conducía Nakajima. Todo se derrumbaba para el argentino que tenía controlado cada detalle de la carrera.

La detención en los boxes se hizo lo más rápida posible y el Toyota número 7 salió a la pista con la consigna de recortar la diferencia existente con el nuevo líder. Cerca de un minuto separaban al cordobés de la cima del clasificador «Pechito» empezó a girar mucho más rápido que su compañero de equipo y a recortar la distancia hasta que el Toyota número 8 ingresó a los boxes para su última detención.

Allí el argentino logró recuperar la primera posición pero ahora debía marcar él una diferencia. Todavía le quedaba una detención más en los pits para recarga de combustible y apareció una pichadura en un neumático. La carrera entraba en los últimos 25 minutos y todavía había todo un mundo de distancia con la bandera a cuadros que determinaría el final de una competencia extenuante y difícil para los pilotos y las maquinas.

Al final, López hizo todo lo que debía pero no le alcanzó y se vio en la obligación de ingresar a los boxes para la recarga de combustible que le quitó la primera posición y lo retraso mas de 20 segundos en la posición de escolta. A partir de allí volvió a la carga girando entre un segundo y un segundo y medio más rápido que el puntero, pero ya no había tiempo para el milagro.

La bandera a cuadros selló el resultado final y Kasuki Nakajima fue el ganador de esta edición de las 24 Horas. López terminó segundo mientras que la tercera posición quedó en manos de Soffel Vandoorne junto a Aleshin y Petrov con el SMP Racing, terminando a seis vueltas del ganador y completando el podio de esta gran competencia.

«Estoy muy apenado por o sucedido. Hubo un error en la lectura de un sensor que detectó una pinchadura y eso nos obligó a ingresar a los boxes cuando teníamos todo controlado y no sé por que no se cambiaron los cuatro neumáticos» explicó «Pechito» López lo sucedido en el ingreso a los pits que condicionó su triunfo.