Connect with us

Hi, what are you looking for?

FORMULA 1

Para Hamilton el dinero desplaza al talento

El inglés abrió la polémica sobre un tema que sacude las estructuras básicas del deporte motor.

El mundo del automovilismo deportivo tiene más momentos de derrotas que logros y triunfos. Desde que se comienza a caminar cuando son muy chicos los pilotos deben enfrentarse a una situación que es muy cruel. El factor económico. Ese aspecto es determinante para un deporte que se mueva a base de dinero sin importar mas nada que el vil metal que moviliza a las pequeñas y grandes estructuras cualquiera sea su nivel y categoría en todas partes del mundo.

El recientemente consagrado campeón del mundo por sexta vez, Lewis Hamilton ha recordado lo que fueron sus primeros pasos en este deporte y los sacrificios que debió hacer su familia apostando al futuro del inglés. Es una lotería. Es apostar al futuro totalmente incierto donde la derrota se lleva el 80 por ciento de las posibilidades de trascender más allá de un posible talento natural, o esa capacidad demostrada desde pequeño que se puede ir puliendo con el correr del tiempo. Nada sirve ante el dinero.

«Mi padre gastó algo así como £ 20,000 y volvió a hipotecar la casa varias veces en los primeros años. Pero hoy es más caro. Hay muy pocas, si hay alguna familia de clase trabajadora en camino hacia la Fórmula 1. Son todas las familias ricas. Tengo un amigo mío que estaba casi en la Fórmula 1 y luego fue superado por un niño rico y perdió su oportunidad. Así que de alguna manera quiero volver a lo básico» aseguró el inglés que abre un debate polémico sobre las chances que existen de llegar a la máxima categoría del automovilismo mundial.

Desde hace tiempo que llegar a la F1 depende más de la plata que se puede aportar que de la capacidad demostrada a la hora de acelerar un auto de la categoría. Los pasos previos a la Fórmula 1 son una clara muestra de los que asegura Hamilton. Ejemplos sobran y existen por todos lados casos de chicos que han ido quedando en el camino producto de no contar con el respaldo económico para afrontar el desafío de demostrar sus capacidades naturales.

«Hubo momentos en mis comienzos que cuando volvía a casa de la escuela y yo estaba como ‘estoy listo para competir’ y mi padre me contestaba ‘lo siento, no tenemos el dinero para este fin de semana, pero espero que para la próxima carrera tengamos el dinero para seguir adelante’. Entonces mi papá es el verdadero héroe y yo soy el que está en el centro de atención. Si mi padre no hubiera hecho el trabajo que hizo y si Ron Dennis no me hubiera firmado un contrato cuando tenía 13 años, no estaría sentado frente a usted hoy, estaría haciendo algo diferente» concluyó el inglés que se vio favorecido por el destino y la confianza de su padre para apostar a un futuro que nadie le garantizaba nada. 

También te puede interesar