Connect with us

Hi, what are you looking for?

NBA

El día que Michael Jordan se embriagó antes de un partido y terminó siendo el MVP

La ex estrella de la NHL, Jeremy Roenick, reveló una historia que nadie conocía sobre la figura estadounidense del básquet mundial. Este vivió una anécdota con Michael Jordan que quedará para el recuerdo, quien por ese entonces jugaba en los Chicago Bulls.

La ex estrella de la NHL, Jeremy Roenick, reveló una historia que nadie conocía sobre la figura estadounidense del básquet mundial. Este vivió una anécdota con Michael Jordan que quedará para el recuerdo, quien por ese entonces jugaba en los Chicago Bulls. El ex jugador de hockey sobre hielo fue entrevistado para un programa radial, en donde le preguntaron si había jugado alguna vez con la figura de la NBA, a lo que el respondió contundentemente: «Tengo una buena historia pero no se si debería contarla en la radio».

«Tiempo atrás, en los 90, cuando los Bulls estaban en llamas, Michael me llama y me dice: ‘Nos vemos en el Sunset Ridge temprano, podemos jugar 18 hoyos’. No teníamos planes, en realidad teníamos el día libre. Jugamos una ronda y le gané un par de miles de dólares y estaba preparado para irme. Esa noche los Bulls jugaban contra Cleveland y pensaba que él iba a querer irse a casa a descansar. Pero no, me dijo de jugar de nuevo», comenzó diciendo.

Cuando se terminó la segunda partida de dicho enfrentamiento, Roenick bromeó con que todo el dinero que le había ganado a Michael lo iba a apostar esa noche a los Cavs, viendo el estado en el que se encontraba la principal figura de los Bulls. Jordan no estaba en condiciones de demostrar su talento como siempre, gracias a su ebriedad. Sin embargo, esto no le importó a la estrella de la NBA, quien volvió a desafiarlo y terminó ganando el premio máximo.

«Así que fue a llenar una bolsa de hielo y unas cervezas y volvimos a jugar. hicimos otra ronda de 18 hoyos. Hemos estado bebiendo toda la tarde y el tenía que irse directo a jugar. desde Sunset Ridge al estadio. “Me dijo: ‘Hoy ganamos por más de 20 puntos y yo anotaré más de 40’. No le creí y dije que apostaba el doble de lo ganado, habíamos estado bebiendo toda la tarde. ¿Que hizo el maldito? esa noche metió 42 puntos y los Bulls le ganaron por 24 a los Cavs… ¡Después de 36 hoyos de golf y al menos 10 latas de cerveza!», continuó diciendo.

Sin dudas, esta será una historia que Roenick jamás olvidará sobre uno de los mejores deportistas del mundo de todos los tiempos, el que se ganó su lugar en la fama a fuerza de talento y personalidad. Es por esto que ha dicho: «Para mi es probablemente el mejor atleta que jamas he visto en todo el mundo. Verlo jugar, presenciar sus juegos, fue realmente impresionante. Nunca vi nada de este estilo y creo que será recordado por siempre por todo lo que hizo».