Connect with us

Hi, what are you looking for?

NBA

¡Ola de calor! Miami Heat no se rindió y terminó llevándose el segundo juego

Los Heat volvieron a ganarle a Boston y se ponen 2-0.

Miami Heat

Miami Heat ya dejó de ser un simple candidato al título y pasó a ser uno de los favoritos. Luego de un sufrido triunfo en el primer juego de la serie, los dirigidos por Erik Spoelstra se volvieron a imponer ante los Celtics. El conjunto de Brad Stevens parecía tener todo controlado al inicio del último parcial. Pero, a pesar de  no haber tenido el mejor partido, Miami encontró la manera de salir una vez más victorioso.

Derrotaron a los invencibles y se quedaron con el mote. Spoelstra parece haber encontrado el funcionamiento ideal en el momento más oportuno: los playoffs. Con esta nueva victoria, Miami acumula su décimo triunfo en once partidos de postemporada. A pesar de haber sido superados por varios pasajes del partido, los Heat supieron reaccionar en los momentos clutch y lograron cerrar la victoria por 106-101.

Liderar con el ejemplo

La franquicia de florida encontró una armonía casi perfecta en su equipo. La mezcla del atrevimiento de sus jóvenes y del liderazgo de sus jugadores con más experiencia resultó explosiva e imparable para sus rivales. En este final de partido, resaltarían las figuras de Jimmy Butler y Goran Dragic. El escolta metió cuatro puntos, dos de estos de transición, sobre el final del encuentro y tuvo un robo clave para mantener la ventaja.

El base por su parte, se volvió una maquina anotadora en los últimos 90 segundos. En aquel minuto y medio, Dragic encestó 7 puntos. Además, asistió a Jae Crowder quien metió un doble importante para estirar la ventaja. El esloveno terminó la noche como goleador del partido con 25 puntos. Butler por su parte no tuvo una gran noche en términos estadísticos. Con un pobre 4-11 en tiros de campo, el escolta finalizó con 14 puntos. Sin embargo, su aporte fue mucho más significativo ya que de esos catorce, 6 llegaron a falta de cuatro minutos.

El 2-3, la pesadilla de Boston

Nuevamente la tarea defensiva de Miami fue la más influyente en el marcador. Con la formación 2-3, Erik Spoelstra encontró la manera más efectiva de frenar a los anotadores de los Celtics. Con dicha disposición, de 25 posesiones en el segundo tiempo Boston solo anotó en 5. A pesar de esta debacle ofensiva, los Celtics pudieron haberlo empatado. Gracias a una ráfaga de triples de Jaylen Brown, el equipo de Brad Stevens se puso a tiro del empate. Lastimosamente para Boston, el alero falló el último de tres y después Jimmy Butler sentenció el encuentro con dos libres.