Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL SUDAMERICANO

¡Escándalo! Ronaldinho denunciado por estar de fiesta en su prisión domiciliaria

El astro brasileño vive sus últimos días en prisión a pura fiesta.

Ronaldinho

Ronaldinho está cumpliendo lo que resta de su condena en Paraguay en un hotel de Asunción. Desde que la Justicia le dictó prisión domiciliaria, Dinho disfruta su estadía en uno de los mejores hoteles de la ciudad y se la pasa de fiesta en fiesta. Vecinos del hotel denunciaron al crack brasileño por estar de «joda» todas las noches, hacer karaokes y llenar la habitación de modelos conocidas y desconocidas.

Ronaldinho y su hermano Roberto de Assis Moreira son los únicos huéspedes del hotel debido a la pandemia del coronavirus. Los hermanos se encuentran en la suite presidencial especialmente refaccionada para ellos. Según los testigos que denunciaron «todas las noches llegan dos mujeres como mínimo y hay alcohol y fiesta hasta altas horas de la madrugada».

El ex astro del Barcelona fue detenido por la policía de Paraguay por intentar ingresar al país con documentos falsos. Este hecho deribó a desbaratar una banda que se encargaba de brindar documentación falsa para realizar operación ilegales. La situación de Ronaldinho se complicó cada día más hasta hace dos semanas, que pudo salir de la prisión tras pagar una fianza millonaria.

Un boliche rodante

«Ronaldinho y su hermano no gastan un peso porque ellos no llaman a las chicas. Son los empresarios los que se contactan con los representantes de las chicas para fijar tarifas», declararon los denunciantes. La pasión de Dinho por las fiestas no es novedad, su ex compañero y amigo Ze Roberto contó que el ex diez de la Selección de Brasil tenía un boliche dentro de su casa.

Próximo a la libertad

El 24 de agosto Ronaldinho podría finalmente cumplir su condena y regresar a Brasil para reunirse con su familia. La Justicia de Paraguay pondrá varias condiciones para el gaúcho: deberá asumir la responsabilidad de ingresar con documentación falsa al país guaraní. Además deberá pagar otra suculenta multa y por último, comparecer ante un juez federal una vez cada tres meses en los próximos dos años.