Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL SUDAMERICANO

¿De verdad? La desopilante confesión de Martín Palermo: «Los curas nos querían echar»

Martín Palermo, goleador histórico de Boca Juniors, concedió una entrevista a ESPN FC Show, programa conducido por Alejandro Fantino y dejó una desopilnte anécdota. La relación entre el animal del gol y su íntimo amigo, Guillermo Barros Schelotto, no era nada buena en los comienzos. Se conocen desde la escuela primaria y tenían una gran rivalidad que terminaba en grandes peleas: «Los curas nos querían echar«, aseguró Palermo.

Guillermo y Gustavo Barros Schelotto, mellizos terribles si los hay, y Martín Palermo, compartían colegio, barrio pero no club. Mientras el Loco hacía inferiores en Estudiantes de La Plata, los Barros Schelotto jugaban en las inferiones de Gimnasia y Esgrima de La Plata, eternos rivales. Los duelos en las canchitas del fútbol juvenil se trasladaban a la escuela y las autoridades del colegio casi echan a los tres futuros cracks.

Guillermo – Palermo, la dupla del Siglo XX

Y quién diría que esos dos pibes, con un futuro inmenso, armarían una de las mejores duplas de la historia del fútbol mundial, quedando para siempre en la historia de Boca. A mediados de 1997, y por recomendación de Diego Armando Maradona, los hermanos Schelotto y Palermo llegaron al Xeneize para convertirse en ídolos y ganar absolutamente todo. La historia futbolística ya se sabe cómo terminó.

Enemigos que se hicieron amigos

«Se hacían los torneos adentro de la escuela y nos matábamos adentro de la cancha», aseguró Martín en relación a la rivalidad con los Schelotto. Llamativamente, cuando llegan a Boca, en la primera concentración Palermo y Guillermo tuvieron que concentrar en la misma habitación. A partir de allí, se formó una gran amistad y mejor dupla ofensiva, que exterminó a cuanto rival se cruzaba en camino.

En la historia del fútbol mundial

Martín Palermo se convirtió en uno de los máximos ídolos de la historia de Boca ganando Copa Libertadores, torneos locales y con sus inolvidables dos goles en la final ante Real Madrid, quedó marcado para siempre. Especialista en hacerle goles a River, el Loco es el quinto máximo goleador de la historia del fútbol argentino con 227 goles y el máximo anotador de la historia de Boca Juniors con 236 tantos y 13 títulos.