Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL SUDAMERICANO

¡Agónico! Salvio le dio el triunfo a Boca y lo dejó a un punto de los octavos de final

Boca volvió a ganar y se ubica primero en el grupo de la Copa Libertadores.

Salvio

Otra vez apareció Eduardo «Toto» Salvio, el mejor jugador de Boca en 2020, para darle un triunfo fundamental al equipo de Miguel Ángel Russo. Boca jugó mal, aburrió, estuvo inconexo, impreciso y errático, pero gracias a la jerarquía individual de su hombre emblema lo pudo ganar. Fue uno a cero con un tanto a los 88 minutos, con un gol acorde a la tónica del partido: pidiendo permiso, con embrollo.

Un error garrafal de la defensa de Independiente Medellín, uno de los pocos del partido, le permitió a Capaldo quedar mano a mano con el arquero. El volante juvenil Xeneize no definió de la mejor manera y el golero del DIM la pudo atajar, pero la insistencia de Salvio, el ir a buscar y no darse por vencido permitió el gol. El Toto ganó la posición, acomodó la pelota y definió para el uno a cero final de Boca.

Con éste resultado, Boca lidera el Grupo «H» con 10 unidades y con un empate en La Bombonera ante Libertad de Paraguay, le alcanzará para clasificar a octavos de final. Caracas quedó segundo con siete unidades, Libertad con seis se ubica tercero e Independiente Medellín es el nuevo eliminado de la Copa. Junto a Barcelona de Ecuador y Alianza Lima son los eliminados.

Un equipo sólido

Boca nuevamente dejó el arco en cero, y esa es una de las premisas fundamentales del equipo de Russo, que partiendo desde mantener la valla invicta, logra ganar los partidos. Boca es un equipo sólido, ordenado, que no brilla para nada y desde ese orden, gana con la jerarquía de sus delanteros sin una gran elaboración del juego. El Xeneize buscará ganar los dos partidos que le quedan de local para garantizarse definir como local.

Sigue invicto en el año

Desde que llegó Miguel Russo, Boca disputó doce partidos y no perdió ninguno. De los 12 partidos que disputó, ganó diez y empató dos y en nueve de los encuentros mantuvo el arco invicto. Con la gran ráfaga de victorias que metió en el final de la Superliga, Boca Juniors se quedó con el título nacional de Argentina en desmedro de su eterno rival, River Plate que quedó segundo.