Connect with us

Hi, what are you looking for?

FÚTBOL ARGENTINO

Padres y Rockies protagonizaron histórica serie

El béisbol de las Grandes Ligas sigue dando muchas emociones

Los rivales divisionales del Oeste de la Liga Nacional desplegaron todo su poder a lo largo de los cuatro juegos del fin de semana, e impusieron varios récords. Incluyendo el de más carreras anotadas entre ambos clubes con 92 y en cada uno de ellos con distintos héroes.

Ian Desmond conectó un jonrón dentro del campo el viernes por la noche, así como también lo hizo Greg García por San Diego, aunque luego fuera anotado como doble y error. El de Desmond fue particularmente interesante, pues recorrió las bases en 15.09 segundos, siendo este el mejor tiempo en toda la temporada. Al día siguiente, conectó un Gran Slam, llegando a 10 juegos consecutivos conectando al menos un inatrapable.

Las expulsiones también formaron parte de esta locura en Denver. El sábado hubo tres miembros de los Padres que se fueron a las duchas antes de tiempo. Manny Machado fue botado por el árbitro principal, Bill Welke, por reclamar bolas y strikes en el quinto inning. El dominicano le gritó algunas cosas inapropiadas y terminó arrojando su bate contra el «back stop». Una entrada más tarde fue el manager, Andy Green, quient terminó siendo sacado por Welke, por la misma razón que Machado.

Pero la más extraña y a su vez divertida de todas, salvo para quien lo sufrió, fue la del lanzador zurdo, Matt Strahm, quien cuando su compañero, Phil Maton, estaba en la lomita, este le dijo: «¡Vamos Phil!» desde el dugout y por ese motivo fue expulsado. El jefe de la cuarteta arbitral, Mike Everitt, le dijo que Welke pensó que Strahm había gritado: «¡Vamos Bill!» en forma de reclamo.

Hunter Renfroe estuvo imparable durante toda la serie y ha sido muy productivo últimamente. Si bien su caso para el Juego de Estrellas no era tan notorio, ahora sí lo es. El slugger de los californianos se fue para la calle 5 veces en 4 juegos, subiendo su total de vuelacercas a 23. 3 de esos jonrones fueron el viernes y se unió a Steve Finley como los únicos bateadores de los Padres con un par juegos de 3 bambinazos. Según Statcast, la suma de sus batazos de 4 esquinas, fue de 1,316 pies, incluyendo un bombazo dde 459 pies.

Charlie Blackmon, quien recientemente regresó de la lista de lesionados, no ha parado de batear desde que se incorporó nuevamente a los rocosos. El «Chuck Nazty» conectó 15 hits en toda la serie, estableciendo un récord en el beisbol de las Grandes Ligas. Buck Jordan en 1934 con los Bravos y Bill White de los Cardenales en 1961, tuvieron 14. Blackmon se quedó a solo un indiscutible de de Milt Stock, quien con los Brooklyn Robins, se convirtió en el primer y hasta ahora único pelotero en la historia con 4 hits en 4 juegos seguidos.

Lo que no podía faltar en este festival de batazos fueron las remontadas y especialmente la del viernes por la noche fue una memorable. Los Rockies nunca habían perdido una ventaja de 6 carreras en el noveno inning, así como los Padres nunca habían venido de atrás con una distancia así en el último capítulo. Perdiendo 11-5, San Diego empezó un rally con Fernando Tatis conectando sencillo y terminó exactamente como inició, pero con el batazo más fuerte para un bateador de los Padres en la era de Statcast (2015). Fueron 6 las carreras anotadas en la novena entrada para igualar el marcador y 5 en el duodécimo episodio para irse arriba.

El Intra Sport © Copyright 2020 // Todos los derechos reservados