Connect with us

Hi, what are you looking for?

Tenis

Las 7 víctimas de la violencia racial que homenajeó Naomi Osaka en su camino al título en US Open

La japonesa es una activa defensora de las luchas antirraciales.

Naomi Osaka

Naomi Osaka, campeona del US Open tras derrotar por 1-6 6-3 6-3 a Victoria Azarenka, se ha mostrado muy activa en su rol de activista social por los derechos de los afroamericanos que sufren a diario la discriminación racial. Antes y después de cada uno de sus 7 partidos en el Grand Slam noeyorquino, la jugadora lució una mascarilla con el nombre de alguna víctima que perdió su vida solo por su color de piel.

Los asesinatos de George Floyd y Jacob Blake en Estados Unidos a manos de la policía, han alentado la campaña #BlackLivesMatter, y varios deportistas se han unido, ya sea con remeras, por las redes sociales o directamente renunciando a participar en algún evento a modo de protesta. Naomi Osaka ha sido una de esas atletas, de hecho renunció a las semifinales del Abierto de Cincinnati pero luego de que el Torneo pospuso por un día la fecha a modo de protesta, regresó.

Como mujer negra, hay cosas más importantes que verme jugando a tenis”, señaló, subrayando la necesidad de generar debate sobre el racismo “en un deporte mayoritariamente blanco”. El padre de Naomi es un haitiano que emigró primero a Nueva York y luego se trasladó a Japón, donde nació Naomi (en la ciudad de Osaka). Su madre, nipona, se rebeló contra la opinión de su familia sobre el matrimonio con un negro.

“Todo lo que estaba haciendo fuera de la cancha era algo así como mantenerlo en la cancha al mismo tiempo”, declaró Osaka. Combinó deporte y causa. “Me hizo más fuerte en el torneo porque deseaba ganar más partidos para poder mostrar más nombres”, explicó con el trofeo en sus manos la joven tenista de 22 años, que trepó al tercer puesto de la clasificación de la WTA.

La mascarilla de la final

La última mascarilla, la de ayer en la final en la que obtuvo su tercer Grand Slam en su corta carrera, tuvo el nombre de Tamir Rice: un niño de solo 12 años de edad que jugaba con una pistola de juguete en un parque de Cleveland, cuando fue tiroteado por el agente blanco Timothy Loehmann, lo que le provocó la muerte. El asesinato se cometió en el año 2014. El oficial de policia culpable del hecho, fue absuelto y siguió en su cargo hasta 2017, cuando lo echaron por algo que nada tuvo que ver con este hecho.