Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Información General

La racha negativa que cortó Diego Schwartzman en el Australian Open

El tenista argentino tuvo que trabajar para acceder a la segunda ronda.

Diego Schwartzman
Foto: @atptour
banner



AUSTRALIA.- Este martes por la madrugada, Diego Schwartzman puso fin a su mala racha en el circuito ATP con una buena actuación en el Australian Open. Después de tres meses donde encarriló ocho derrotas consecutivas, el tenista argentino volvió a ganar frente al ucraniano Oleksii Krutykh (188°) por 6-4, 6-7, 6-3 y 7-6(5) en cuatro horas y tres minutos de partido.

Pese a la clasificación, el Peque no tenía un duelo fácil de afrontar. No solo tenía que luchar contra sus propios problemas de confianza, sino también tuvo que lidiar con una reciente lesión en el aductor que lo marginó del ATP 250 de Auckland. Además, también tuvo que superar el extremo calor, del cual su rival se vio afectado. Por ese motivo, el cotejo estuvo demorado varias horas.

Schwartzman, ubicado en el puesto 26° del mundo, comenzó de la mejor manera el Australian Open, el primer Grand Slam de la temporada, y se instaló en la segunda ronda del certamen donde lo espera el estadounidense Jeffrey John Wolf (67°). Así, dejó atrás las caídas ante Frances Tiafoe, Mikael Ymer, Stefanos Tsitsipas, Arthur Rinderknech, David Goffin, Andrey Rublev, Maxime Cressy y Jenson Brooksby.

La confesión de Diego Schwartzman

Consumada la victoria, Diego Schwartzman expresó: “La preparación no fue la mejor. No pude entrenar con otros jugadores y recién ayer hice algunos puntos con uno de los chicos de sparring que te ofrece el torneo. Era un poco incógnita y por suerte salió bien. El jugador que enfrenté no provocaba rallies muy largos y eso me ayudaba un poco a no correr tantas veces para evitar sentir dolor”.

“Me siento fuerte en los Grand Slam. Parecía un crucigrama que tenía que resolver todo el tiempo. Las tres horas que estuve en el vestuario no te digo que fue como si hubiese perdido el partido, pero casi. Estaba muy golpeado anímicamente. Estaba intentando resolver el partido y sentía que no me alcanzaba”, confesó el tenista argentino.