Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Dicen por ahí

Dicen por ahí: la saladita presente en el Club 20, Wayar lo hizo, Martin Pescador y guerra de vedettes

El saber popular suele decir «cuando el río suena, agua lleva».

Dicen por ahí
Dicen por ahí
banner




FERIA AMERICANA STYLE: La coqueta y tradicional fiesta anual/ aniversario del Club 20 de Febrero, es el único ámbito en donde políticos y funcionarios (socios o no) pueden desfilar lindos modelitos y etiqueta rigurosa. Mujeres de largo y hombres de oscuro fue el “dress code” cumplido en la mayoría de los casos. Resaltó poco antes de las 11 de la noche la llegada del actual Concejal, cantante y ex Humitero, José García Alcazar luciendo un saco de brocato de seda en tono blanco e hilos color plata. En composé una corbata y ante la mirada atónita de los más de 600 presentes, en la galería de los Presidentes del Club comenzaron a temblar las paredes. Los cuadros de Felix Uriburu, Luis Patrón Costas, Adolfo García Pinto, Ricardo Solá… entre otros se cayeron de sus históricos lugares al ver la falta de código y no respeto a la etiqueta. Ante la consulta de algún curioso que preguntó ¿de donde sacan esos sacos? El edil capitalino rápidamente con un movimiento de cabeza y sus rulos mojados al mismo tiempo respondió : del paseo-feria La Saladita a la vuelta del Concejo Deliberante ¿Qué tal?

TODOS CHOLULOS DE ABEL: Con mensaje en el grupo de WhatsApp “Los del Foro” el intendente de Cafayate, Fernando “Casita” Almeda invitó a sus pares a la Serenata a Cafayate. Confirmando casi sobre la hora el problema comenzó cuando los Jefes Comunales arrancaron con el mangueo de entradas para hijos, hijas, novios, novias y novies que desespero querían llegar al show de Abel Pintos. Contados fueron los que no quisieron ir a la Bodega Encantada, entre los que está Bettina, la “Tití” Romero que ni siquiera acusó recibo de la invitación y que para variar les “clava el visto” dijo el administrador del grupo. En primera fila funcionarios provinciales y segunda y tercera el desmadre de los Intendentes que cantaban a los gritos y cuando no sabían la letra la inventaban. Un papelón.

INTENDENTES DIVIDIDOS: Entre los bandos de jefes municipales están los que ya arrastran algunos años en las  gestiones y los más nuevos. Los que resaltaron de un bando y otro son Federico Sacca de El Galpón, con acuso y birra en mano, agitó y cantó durante las 3 primeras noches serenateñas, mientras que en la vereda de enfrente aburrido, casi sin expresión facial y sin esbozar sonrisa estaba Mario Mimessi, el hijo de Tartagal. No hacía chistes, no se ríe y no llego ni siquiera a quedarse una jornada completa en Cafayate excepto las marcadas por la agenda laboral y de gestión. Dicen por ahí que Mimessi es otro que entrena para ser el próximo compañero de fórmula de Saenz el año que viene y que lo que no quiere es juntarse con “la chusma” de los otros intendentes.

SIGUE GIRANDO: Tras haber sido víctima de un moto chorro, quien aprovechó la distracción para llevarse el celular del vicegobernador de una mesa de café. Antonio Marocco no descansa ni la rosca ni el café ni las empanadas nocturnas. Terminada la jornada laboral el gringo recorre cuánto café con mesa en la vereda encuentra. Su zona favorita es la del cuadrante comprendido entre las calles Santiago del Estero desde Deán Funes hasta avenida del Bicentenario incluida. No hay esquina que el vicegobernador dejé sin uso activando el modo rosca. Periodistas, políticos y funcionarios pasan semanalmente por las tertulias maroquistas, quien ya sabe que arrancó la cuenta regresiva y que hay varios ocupados en querer ser el próximo vice.

GUERRA DE VEDETONGAS: Si hubo una de gritos y pataleos esta semana fue en la secretaría de Deportes provincial. La de carpetas y cajas que volaron por todos lados cuando por una publicación en redes sociales la subsecretaria del área, Romina Arroyo se enteró que se sumaba al staff la femme fatal isista, Claudia Vázquez. Indignada y a los gritos, Arroyo, pidió hablar con el secretario, Sergio Chiban quien no pudo atenderla por qué justamente estaba almorzando con la flamante incorporación. Entre resignada y enojada la árbitro de box activó su plan b y decidió tomarse un respiro en Cafayate y entrevistar para su programa de autobombo a la figurita que todos querían Abel Pintos. Otra Cholula más.

MARTÍN PESCADOR: El Pro local profundiza sus diferencias y peleas tanto como a nivel nacional. El duelo de Titanes que buscarán la Gobernación en 2023 estaría encabezado por los Zapatistas vs. Los Enanistas. Zapata y Grande son los que ya blanquearon que en caso de no llegar a un buen acuerdo con el oficialismo local ambos tendrían intenciones de ser candidatos a ocupar el sillón del Grand Bourg. Grande sin ocupación por el momento ya habría anunciado que este años no habrá ni radio ni Tv pero si una fuerte bajada de trabajo y presencia en el interior provincial. Ya con primera parada, el periodista visitó a familias que acampaban cerca del Dique Cabra Corral como un vecino más preocupado por el poco cuidado ambiental de la zona.

“TE ESPERO A LA ENTRADA”: La clásica escolar ante una disputa era “Te espero a la salida”, vos que auguraba trompis y revolcones propios de impúberes; sin embargo, entre los adultos este irse a las manos parece seguir vigente. Es el caso sucedido a Carlos Saravia –alias Uluncha- y presidente del Ente Regulador de Servicios Públicos, famoso entre los empleados por episodios de maltrato laboral y excesos verbales, dicen. Pero como decían las abuelas, todo va hasta que “da con el número de la casa”, como sería el caso ocurrida hace unos días en que el “Uluncha” habría incurrido en algún tipo de acoso laboral contra una empleada, a la sazón, esposa de un conocido médico estilista, el cual enterado lo esperó a la entrada y en momentos en que Saravia ingresaba al Ente le habría propinado una sonora bofetada que algunos esperan lo haya situado en la realidad, seguida de la advertencia “La próxima te a ir peor”.  ¿Éste será el famoso “chirlo correctivo” del que hablan los psicólogos?

“WAYAR LO HIZO”: La semana anterior se conmemoró un aniversario más de la muerte del ex gobernador, Roberto Romero, y como es tradición se montó el consabido homenaje en el predio del diario que fundó. Cual si fuera un prócer, hubo Banda de Infernales, banderas, ofrendas y “la presencia de altos funcionarios” según anunció Oscar Humacata, locutor del momento, lo que contrastó con la aparición del chaparro Gustavo Sáenz. Hasta allí, una “mise en scene” más, excepto porque de pronto apareció en traje de tribuna peronista, Walter Wayar, camisa a colores fuera del pantalón y zapatillas blancas. Fue el primer aguijón al orgullo saencista que apenas había recibido unos protocolares aplausos apagados frente a la ovación bien peroncha que recibió a Wayar. En el palco, Juan Carlos Romero, esbozaba una disimulada sonrisa. Quizás previendo la que se venía, Sáenz argumentó compromisos de agenda y se las tomó, dejando a Ricardo Villada y a Darío Madile entre las fieras. Todo venía aburrido hasta que Wayar tomó el micrófono y durante 45 minutos apaleó duramente al gobierno de Sáenz convirtiendo al homenaje en un acto de lanzamiento de campaña. Las mirada se centraron en los rostros desfigurados de Villada y Madile que a la primera que pudieron partieron raudos mientras en el fondo se escuchaba un alevoso “Walter, Walter”.  Alguien comentó que “Los Romero no hacen nada al azar, lo trajeron a Wayar para lanzar públicamente que algo se traen entre manos para el año próximo” ¿Será?

ACABÓ AFUERA”: El libro homenaje a Roberto Romero trajo más tironeos que feria de prendas entre mujeres. No hubo una biografía laudatoria del hombre ni tampoco una mirada política de su gobierno, ni una reseña de sus obras… no hubo nada, dicen; excepto visiones personales de algunos escribas. Entre los convocados estuvo el Dr. Ricardo Alonso, eminencia si las hay en Salta, quien aportó lo suyo. Un maléfico que filtra información clasificada de los intríngulis del poder comentó que el día del homenaje llegó el Dr. Alonso, impecable como es él al predio editorial del diario dispuesto a ver su nombre en letras de molde en el dicho libro, pero… ¡No lo pusieron! Así como se lee, alguien le hizo el “oso” al artículo de Alonso que a pesar de todo sonreía desde el palco. Dicen que desde el bronce Don Roberto fruncía el ceño.

ENCUBRIDOR”: Cada día pende de un hilo más delgado el intendente de Vaqueros, Daniel Moreno, que ahora además de los reclamos públicos de vecinos parece haber asumido la actitud de rebelde con causa, o más bien, frente a las causas penales de sus funcionarios. Se comenta en los corrillos que le llegó hace largo tiempo una sentencia dictando prisión en suspenso e inhabilitación para el ejercicio de cargos públicos para un alto funcionario de su staff municipal. Sin embargo, dicen, que hicieron caso omiso y el hombre no sólo continúa en la municipalidad sino con rango más elevado. Recientemente, se agitó el avispero por una denuncia por acoso –supuestamente sexual- de otro funcionario en perjuicio de una empleada que denunció el hecho y hasta el Concejo Deliberante habría tallado en la cuestión. Un infidente de la mesa chica municipal comentó que “el sujeto sigue allí en funciones como si nada”. Algunos perversos comentaron que ahora a Moreno le han puesto de apodo “Batán, porque alberga delincuentes”.

RAJALO”: El que viene poniendo los nervios de punta a más de uno es el diputado, Gustavo Orozco, ¿ex saencista?, quien lanzó su candidatura a gobernador 2023. Orozco plantó esta semana un cartel de enormes dimensiones con su rostro en el ingreso a Cafayate, justo el mismo día en que el gobernador, Gustavo Sáenz y los intendentes se reunían para una parranda política y evaluar torrontés y asado mediante y con Sáenz cantando zambas de fondo, las graves necesidades de los salteños. La cosa es que comentan que puesto el cartelón, Orozco intentó ingresar a Cafayate y fue detenido por sicarios del intendente Almeida –alias “Casita”-, quienes le habrían prohibido el ingreso al pueblo. Democráticos los changos.

RAJALO, ACTO II”: Luego del episodio donde se habría intentado negar el ingreso a Cafayate al diputado/candidato, Gustavo Orozco, el ex policía haciendo gala de su mote “El loco”, la arremetió contra los municipales cafayateños que no tuvieron otra alternativa que dejarlo pasar para cuidar su integridad física. Ya en el pueblo, Orozco junto a su mentor local, Jorge Nanni, no tuvieron mejor idea que asistir a la noche de Serenata, cuya primera fila estaba ocupada por todos los intendentes, gobernador y funcionarios “ad hoc”, quienes –dicen- libaban a discreción sin ninguna medida de seguridad. El hecho es que el dicho Jorge Nanni le habría solicitado un par de entradas para la Serenata al intendente Almeida, quien le habría respondido: “Para vos lo quieras, pero para ese hdp de Orozco ni’ac…”. A lo que Nanni habría tratado de interceder recibiendo como respuesta: “Ya te dije, si querés, vení a buscar las entradas para vos, pero para ese nada”. Comentan que Nanni habría tratado de ser diplomático respondiéndole al Almeida: “Perdete las entradas en el c…”. Que todo esto, che.

CAFAYATE RESORT”: La pasada de los intendentes y el gobernador por Cafayate para la Serenata dio tela para cortar por todas partes. Comentan viejas tejedoras de la zona que los cafayateños quedaron “a muy mal gusto con Saénz” cuando tomó estado público el comentario de que el intendente, Fernando Almeida, habría sufragado todos los gastos que incluyeron, asados, vinos, entradas a la Serenata, obsequios para todos y todas (porque dicen hubieron algunas “invitadas” también), hotel y otras menudencias. Lo curioso y que más hinchó las venas cavas es que supuestamente se reunieron a tratar los problemas de infraestructura de la provincia, pero cosa curiosa, el ministro del área, Sergio Camacho, no asistió. Le mandarán un informe, tal vez.

PORTAZO”: Supimos dar cuenta en esta columna que todo lo sabe, de que “Botita” Sáenz le habría encomendado a su monje negro, Pablo Outes –alias El Loro- volver a enamorar a la entonces recién electa concejal, Marianela Pérez, cosa que obediente el hombre de la psitacosis hizo. Pareciera que junto al amor le llegaron los problemas , muy bien orquestado por su amado “Loro”. Pero en el concejo duró sólo dos meses y la Pérez fue convocada al ministerio de Malestar Social, del cual se eyectó hace unos días luego de dos meses de nada. Los medios recogieron la noticia como un acto de ética pública casi similar al suicidio de un griego, pero las lenguas trífidas que nunca faltan comentan que en realidad no renunció “sino que la rajaron”, dijo un alcahuete cercano a la ministro. La razón sería de que la Pérez en uso y atributo de su relación con el “Loro” habría entrado a la función “haciendo la pata ancha” y pretendiendo darle órdenes incluso a su jefa ministerial, la cual sin ningún problema la puso de patitas a la calle. La idea de mandar a la Pérez al ministerio que reparte bolsones habría tenido por objeto monitorear los números para ver qué se podía manotear en vista a las próximas elecciones. Salió mal. Comentan en los pasillos de Grand Bourg que la próxima renuncia o más bien renunciada sería la propia ministro.  Conventillo pero del bueno.