Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Fue a buscar verduras para sus hijos en Salta y terminó asesinada a manos de su ex

Cuando intentaba darse una segunda oportunidad junto a una nueva pareja, Laura Nancy Rodríguez fue salvajemente asesinada por su exmarido, la única que persona que no quería nada de eso, quien ahora pasará el resto de su vida tras las rejas.

Salta
Salta
banner

SALTA.- Así como Salta fue noticia por tres femicidios cometidos en menos de tres meses, ayer, la jueza María Victoria Montoya Quiroga, de la Sala II del Tribunal de Juicio, condenó a Darío Germán López, de 43 años, a la pena de prisión perpetua por el femicidio de su ex mujer, Laura Nancy Rodríguez.

Su homicidio, ocurrido el 12 de mayo de 2021 en la localidad de La Merced, conmocionó a todos los salteños, pues la joven madre murió en circunstancias en que trataba de obtener comida para sus hijos, en una chacra de la finca Mirce.

Rodríguez, según surge del juicio que se llevó adelante en los últimos días contra su ex pareja, había llegado a la finca en un ciclomotor junto al novio de una de sus hijas, Brian Argañaraz, a quien le pidió que ayuda para recolectar verduras para la familia.

En la finca, Rodríguez se encontró con López, su ex pareja, quien trabajaba allí y era la persona que le facilitaba el acceso para recoger verduras, algo que Laura no disfrutaba, aunque no podía darse el lujo de despreciar, en especial, por el ahorro que obtenía de esta manera.

López fue su pareja y la relación no terminó bien, por el contrario, la separación se dio en un marco de violencia de género, lo que derivó en una denuncia por la que a su marido lo condenaron a 2 años de prisión, pero de ejecución condicional.

Aunque López no fue preso, sí tuvo que irse de la casa de Rodríguez, quien a esa altura ya había logrado superar los episodios de violencia y encontró otro hombre en su vida, situación que su ex pareja conocía y le generaba terribles celos, aunque trató de contenerse, en especial con la nueva pareja de la víctima.

Pese a que finalmente se fue de la casa, se las ingenió para que su ex mujer no lo olvidara a través del ofrecimiento de verduras, momento en el cual López hacía todo para recuperar a Rodríguez, quien, por el contrario, le dejó en claro que eso no iba a suceder jamás.

Testigo

 El 12 de mayo, al caer la tarde, Rodríguez fue en busca de las verduras y lo hizo acompañada de Argañaraz, quien resultó un testigo clave para reconstruir el brutal asesinato de esta joven madre, quien murió de más de 10 cuchilladas en distintas partes del cuerpo.

Al llegar, Argañaraz dijo que el imputado lo saludó bien, le dio la mano. Laura y López se adelantaron. “Iban conversando” hasta que llegaron a un potrero donde debían juntar unas zanahorias. Mientras hacía esta tarea, vio que López se llevó a Laura. “Ya volvemos, vamos a buscar una bolsa”, dijo el acusado como excusa.

A los pocos minutos, y desde una distancia no muy lejana, sin embargo, escuchó gritos desesperados de su suegra, por lo corrió en su ayuda, circunstancias en que se tropezó y cayó en una zanja, donde perdió su teléfono celular, el cual usaba a modo de linterna.

Cuando se acercó vio las siluetas de ambos. Rodríguez estaba arrodillada y López estaba parado a su lado sujetándola con una mano, mientras ella estaba encorvada hacia delante agarrándose el estómago. Escuchó que le pedía a López que la soltara, lloraba y se quejaba.

Ante ello, es que intervino en defensa de Laura, pero López lo amenazó diciéndole que “lo iba a cagar matando”. Al entrar en detalles, indicó que el acusado sostenía algo en la mano y le hizo un gesto como apuntándolo, aunque no distinguió de que se trataba. Sin saber qué hacer, salió a la casa de la víctima, en La Merced, donde buscó a su pareja, hija de Rodríguez. Cuando volvió, ya había policías en el lugar y supieron que Laura había sido asesinada.

Condena

Ayer, en tanto, López, antes de que los jueces deliberen su suerte, pidió hablar y dio su versión de la muerte de Rodríguez.  Refirió que Nancy le mandó un mensaje como a las 18.30 preguntándole dónde estaba y le respondió que estaba en la finca, por lo que acordaron encontrarse allí.

Confirmó que su ex mujer quería hablar con él y lo hizo para pedirle que retirara una denuncia que había radicado en contra de su padre por abusar de uno de sus hijos, a lo cual se negó. Dijo que luego, le pidió dinero para pagar una boleta de servicio.

Sin parpadear, afirmó que se dirigió a la casa de su madre para pedirle dinero, pero a los pocos metros escuchó gritos de Rodríguez, por lo que volvió y la encontró tendida en el suelo, boca arriba. “Le salía mucha sangre”, relató sin dar más detalles de lo que había pasado con ella.

Luego, con algunas imprecisiones, dijo que primero la cargó para llevar hasta un camino vecinal y pedir ayuda, pero que después la dejó en el suelo y corrió hasta la casa de su familia, donde pidió que llamen a la policía y a una ambulancia.

Su versión la que completó con otras escenas en las cuales la víctima le pedía que vuelvan a ser una familia, no conmovió para nada a la jueza, quien decidió condenarlo como autor de los delitos de homicidio agravado por el vínculo y por mediar violencia de género, ensañamiento y alevosía, en perjuicio de Rodríguez.