Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Imputarían por trata laboral a una contratista que tenía 500 cosecheros esclavos en Metán

En su gran mayoría los jornaleros -traídos para la cosecha de limones- eran aborígenes wichís que llegaron de Formosa. Los tenían hacinados en una obra en construcción, sin agua, baños y dormían en el piso. Además, mal pagados.

Metán
Metán
banner



METÁN (Salta).- Tras los operativos llevados adelantes entre el viernes y sábados, por parte de la División Prevención y Lucha contra la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas, de la Policía de Salta, la justicia federal se prepara en esta semana para avanzar con la investigación penal iniciada contra una empresa contratista que, según las acusaciones, habría traído a Salta cerca de 500 jornaleros wichís, los que tenían en condiciones infrahumanas en un hotel en construcción en Metán.

Por este hecho, no se descarta que los directivos de la contratista sean imputados por el delito de trata de personas, en este con fines de explotación laboral, el cual establece una pena de 3 a 6 años de prisión, aunque esa escala podría ampliarse hasta 10 años, en caso de que se comprueben algunos agravantes, entre ellos cuando el delito se cometa en perjuicio de más de tres víctimas, como sucede en este caso.

Por lo pronto lo que se logró establecer hasta ahora, es la situación de esclavitud a la que había sido sometidos, al menos, 66 trabajadores, los que fueron rescatados de una obra en construcción en la ciudad de Metán, en el sur de la provincia. Por lo trascendido, el edificio se trataría de un hotel que se encuentra en construcción y pertenecería a un concejal de esa localidad.

Como resultado del trabajo de los policías, se pudo establecer la sospecha de explotación en una finca dedicada a la cosecha de cítricos, ubicada en la localidad de El Galpón. Según lo informado, en ese lugar había un grupo de personas procedentes de Formosa, quienes habían arribado para realizar labores rurales sin contar con las condiciones mínimas adecuadas para su subsistencia durante su estadía por la época de cosecha.

En vista de ello, y dirigidos por la Unidad Fiscal Salta, los policías realizar un primer procedimiento, autorizado por el juzgado federal de turno. En el lugar, se constató la presencia de 21 trabajadores pertenecientes a la Colonia Aborigen Estanislao del Campo de la provincia de Formosa.

Posteriormente, se efectuó la irrupción en un edificio en construcción, ya en Metán, donde se constató la presencia de los demás trabajadores, quienes vivían en condiciones deplorables, situación agravada por las bajas temperaturas y la falta de alimentos y servicios básicos.

De acuerdo a lo investigado, los cosecheros habrían sido captados en Formosa por el administrador de la finca, quien luego los condujo hasta el lugar para trabajar en la cosecha de limones. Por esta situación hay una persona que quedó a disposición de la justicia. Además, se dio intervención a personal de AFIP.

Modalidad

La empresa contratista, según lo difundido, estaría radicada en Tucumán y utilizaría una flota de “contratistas” que salen a la caza de personas en extremo grado de vulnerabilidad para llevarlos a trabajar en condiciones infrahumanas en la temporada de cosecha, en este caso de limones.

Lo llamativo de este caso, es que el titular de la empresa ocuparía una importante posición en la Asociación Citrícola del Noroeste Argentino, como así sorprende que un concejal, supuesto dueños del hotel donde estaban alojados los cosecheros indigencias, no estaba al tanto de la actividad delictiva, o bien, era partícipe.

“Nosotros cumplimos el trabajo como la empresa nos exige, pero resulta que cuando llegamos no tenemos agua, no tenemos ducha, no tenemos leña, no tenemos cucheta, no tenemos nada. Entonces ya van a ser dos meses que estamos así. La empresa es irresponsable”, reveló uno de los jornaleros rescatados.

“Necesitamos el trabajo porque tenemos familia, más de 100 aborígenes estamos en el hospedaje, no tenemos cucheta, no tenemos nada”, ratificó y mostró como dormían. En tarimas o pallets sobre el suelo, con colchones delgados. “No dan más los changos, con el cansancio que tienen, se acuestan sobre tarimas”, sostuvo, a la vez que resaltó que en el lugar no gas para cocinar, leña y no tiene puertas ni ventanas.

Sobre las tareas, explicó que van a trabajar a las 9, horario en que emprenden viaje a los campos en El Galpón, a 120 kilómetros; dejan la labor a las 18.30, y los llevan de regreso a Metán, llegando a las 21.  Juan Carlos Domínguez, secretario general de la seccional y delegado provincial de Uatre, informó que unos 35 trabajadores originarios ya regresaron a Formosa.

Por otra parte, confirmó que realizaron gestiones con la patronal para la empresa pague las quincenas a otros 50 trabajadores, también de Formosa y que los mismos sean trasladados del edificio en Metán y alojados en otro hospedaje en El Galpón.

También confirmó que los jornaleros no tenían baños químicos e indicó que el lugar también hay trabajadores de Jujuy, y de distintas localidades del interior de Salta, sobre todo de los departamentos Metán, Anta y General Güemes. Sobre los pagos, un trabajador confirmó que el cobro no es regular debido a inconvenientes por parte de la empresa.

En cuanto a las condiciones de vida, detalló que son asignados a piezas donde duermen entre 6 o 10 trabajadores. Señaló que sufren el corte de agua durante las noches, por lo que se les complica usar los sanitarios, higienizarse o desayunar, ya que a las 9 deben salir al trabajo.

Para cocinar deben hacerlo a leña o conseguir cocina y garrafa. También contó que les impiden salir los domingos, que son los días de descanso, con la amenaza de dejarlos sin hospedaje cuando regresen. Afirmó que, en otro lugar de alojamiento, que es un galpón, no hay ni camas, y cada trabajador duerme en su colchón, “todos tirados”.