Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Gustavo Sáenz se reunió con Máximo Kirchner y el kirchnerismo salteño apoyará la reelección del Gobernador

Todavía no se acordaron los detalles del arreglo. Encolumnar al kirchnerismo detrás de una lista saenzsita implicaría que haya muchos menos lugares de privilegio.

Gustavo Sáenz
banner



SALTA – El kirchnerismo salteño no sabe para dónde correr; hace un año se alejaban diametralmente del gobernador Gustavo Sáenz y amenazaban con convertirse en la oposición más férrea dentro de la provincia. Pero hoy, los teléfonos empezaron a tintinear, y del otro lado una voz profunda dejó una orden clara y sin atenuantes: hay que apoyar el mandatario en el camino a la reelección. Los que soñaban ver su cara y la de Cristina en una boleta electoral tuvieron un turbulento despertar.

El que más sintió el golpe fue Sergio Leavy. Con un nudo en la garganta salió a decir que “no descartaba” que el kirchnerismo fuera a apoyar a Gustavo Sáenz ante una eventual reelección. Ahora decilo sin llorar, le responderían en Twitter, porque la realidad es que el senador salteño fue uno de los que recibió la orden de darle un espaldarazo al hombre que hasta hace poco criticaba. Leavy es un buen soldado, de hecho pasó de ser un defensor enardecido de las dos vidas y ser casi un militante proaborto por pedido de Cristina. Digerir sapos está en su ADN.

Pero cómo se gestó este apoyo es lo mejor de esta historia. Mientras los gélidos pasillos de la Cámara de Diputados comenzaban a vaciarse, apareció desde el norte del país el mandatario salteño, Gustavo Sáenz, sin golpear la puerta entró a la antesala del despacho del expresidente del bloque de Diputados del Frente de Todos. Se anunció y pasó, en el despacho, lo esperaban Wado de Pedro y Máximo Kirchner, los creadores de La Cámpora. La charla duró más de lo esperado y el resultado fue un triunfo para el Gobernador. Salió con el apoyo electoral que tanto necesitaba para, prácticamente, garantizarse un triunfo en 2023.

Pero en la política todo es quid pro quo. El kirchnerismo encolumnará sus huestes tras el general salteño. Todo porque antes Gustavo Sáenz hizo una jugada que nadie esperaba y que puso de malas a sus ex amigos del PRO: apoyó la Corte de 25 miembros, y con paridad de género, que tanto anhelan Cristina, sus militantes y sus socios políticos. Esta decisión del titular del Ejecutivo de Salta, le valió el enojo de los militantes de Juntos por el Cambio, pero le posibilitó unir al peronismo salteño bajo su bandera.

Casi un hecho

Todavía no se acordaron los detalles del arreglo. Porque no olvidemos que encolumnar al kirchnerismo detrás de una lista saenzsita implicaría que haya muchos menos lugares de privilegio para repartir. Todavía nadie habla del tema, pero todos saben que la negociación de los lugares a ocupar en la boleta será la madre de las batallas dialécticas. Quienes se quedarán afuera, los colaboradores más cercanos al Gobernador de Salta o los históricos militantes kirchneristas que hace tiempo vienen poniéndole el cuerpo al crecimiento del movimiento en la provincia.

De todas maneras era algo que podía preverse. Desde un tiempo a esta parte Gustavo Sáenz venía coquteando con el kirchnerismo. El primer paso fue sumarse a la liga de gobernadores del FdT, si bien no apareció en algunas fotos, al menos mandó a su vicegobernador Antonio Marocco a poner la cara por él. Desde ese momento, todos empezaron a sospechar que se estaba tejiendo una alianza que dejaría bien parado al mandatario, pero también redundaría en un campo político con muchos heridos de muerte, tendidos en el suelo.