Connect with us

Hi, what are you looking for?

Elintra.com.arElintra.com.ar

Salta

Por negligencia en la muerte de Matías Ruiz, juzgarán a policías y operadores del SAMEC

Hubo conmoción por lo sucedido con el joven peluquero, muerto por la inoperancia de los policías al no saber atenderlo en una noche de frío, motivo fuertes reclamos. En respuesta, el exministro de Seguridad mandó a comprar mantas, lo que generó más repudio.

Matías Ruiz
Matías Ruiz
banner



SALTA.- Por la muerte de Matías Ruiz, de 27 años, la Unidad Fiscal de Grave Atentados contra las Personas solicitó que cuatro policías y cuatro operadores del SAMEC sean juzgados por el delito de homicidio culposo, calificación que se agravó para los uniformados, a quienes se les sumó el cargo de vejaciones.

El pedido se realizó ante el Juzgado de Garantías 1, el cual ahora deberá resolver si acompaña el requerimiento, o bien, resolver algún planteo que las defensas de los ocho acusados puedan presentar en busca de revertir la situación procesal de sus clientes.

Los policías que serán juzgados son Sergio David Llanes, Néstor Damián Ulloa, Ricardo Ariel Sierralta y Héctor Matías Rodríguez, a quienes se le suma los operarios del SAMEC: Luis Alberto Rivas Pérez, Cristian Alejandro Huari, Gonzalo Federico Farfán y Marcela Silvana Giménez como autores de homicidio culposo.

Ruiz era un conocido peluquero que murió el 13 de julio de 2021, luego de sufrir una crisis mental, la que lo llevó a correr desnudo y a la madrugada por calle Santa Fe, en inmediaciones del Parque San Martín, circunstancias en que fue detenido por los policías imputados, quienes lo redujeron y lo mantuvieron retenido en la caja del móvil de manera violenta y sin seguir ningún tipo de protocolo para esta clase de casos.

A ello se sumó una demora de 83 minutos por parte del Sistema de Atención de Emergencias y Catástrofes (SAMEC), caldo de cultivo que derivó en la muerte del joven Ruiz y demandó una exhaustiva investigación a fin de poder establecer las circunstancias que rodearon el caso.

Al respecto, cabe mencionar que los familiares de Ruiz fueron los primeros en poner el grito en el cielo por la falta de respuestas de la policía respecto a cómo fue la detención del estilista, a lo cual se agregaron las quejas por la demora de los operarios del SAMEC.

Pésimas declaraciones

En ese vaivén, que ganó la atención de los medios por varias semanas, el exministro de Seguridad, Juan Manuel Pulleiro, exacerbo los ánimos al intentar acallar los reclamos por la falta de instrucción de los policías con el anuncio de que sumarían una manta a los móviles policiales a fin de atender esta clase de situaciones.

“Uno aprende de los errores; tenemos que buscar que no vuelva a suceder una cosa así y tener una herramienta tan simple como esa, tener una manta en un patrullero”, dijo el entonces jefe de la cartera de seguridad de la provincia.

Como era de esperar, sus palabras causaron un gran repudio por parte de la familia de Ruiz, quien minutos antes de morir, mientras era retenido con violencia por los policías, suplicaba una y otra vez: “no me hagan nada, por favor no me hagan nada”.

Juan Carlos Ruiz, padre del joven tucumano, salió rápidamente al cruce y rebatió al ex ministro. “Mi hijo no murió de frío, murió en manos de un uniformado”, dijo indignado con la medida de sumar mantas para, con ello, ocultar la gravedad de la situación.

Tras tildar la actuación de Pulleiro de vergonzosa, Ruiz aseguró que los policías que intervinieron estaban “mal instruidos”, y por ello su hijo terminó muerto. “Si los policías continúan trabajando de esa manera deben llevar bolsas morgueras”, sugirió en vez de mantas, en directa alusión a lo declarado por el exministro.

Tras este cruce, el exfuncionario se llamó al silencio y la fiscalía avanzó con el caso, para lo cual se ordenaron numerosas diligencias; entre ellas, se recibieron varios testimonios, y se agregaron las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona del parque.

En vista de todo ello, la fiscalía determinó la responsabilidad penal de los cuatro policías y los operarios del SAMEC. En la fundamentación de la acusación, se sostuvo que “los policías, el día de los hechos, omitieron brindarle los cuidados mínimos acordes y necesarios para evitar la afectación de su salud e integridad física en función del evidente deterioro sensorial de Ruiz y las condiciones climáticas existentes, actuando de manera contraria a lo establecido en las reglas que rigen la actuación policial”.

De esta manera, expusieron “intencionalmente, este procedimiento realizado, exhibiéndolo en ese estado, en un lugar público, de gran afluencia de peatones y tránsito vehicular, actuando en forma exagerada y grupal para dar un trato denigrante a Ruiz, realizando actos violentos y haciendo un uso inadecuado de la fuerza”.

Respecto a los operarios del SAMEC, dijeron que “del análisis del material aportado por el Sistema de Emergencias 911, se puede observar que el día del hecho, el personal interviniente, ocasionó con su demora, que la víctima no reciba la atención necesaria para su supervivencia, evidenciándose negligencia por parte de los imputados, que cometieron descuido u omisión de las diligencias debidas e impuestas por la prudencia, cuya observancia y previsión, hubieran prevenido el resultado acaecido”.